Local

Marruecos, un socio vital

Expertos de Rabat y la UE debaten puntos clave de la relación.

el 25 feb 2010 / 20:51 h.

TAGS:


Llegar por fin a acuerdos definitivos, fortalecer las relaciones bilaterales y poner en práctica el Estatuto Avanzado -que se firmó en 2008 para integrar a Marruecos como colaborador en el marco económico europeo- son los objetivos fundamentales que se proponen un grupo de expertos reunidos en Sevilla para analizar la situación de Marruecos con la Unión Europea.


La Fundación Tres Culturas del Mediterráneo fue la encargada de organizar un seminario internacional que celebra entre ayer y hoy y que sirve como preludio a la primera cumbre UE- Marruecos que tendrá lugar en las próximas semanas en Granada. En este escenario, la invitada Benita Ferrero-Waldner, ex comisaria europea de Relaciones Exteriores, destacó el papel de Marruecos como socio estratégico y amigo junto al que hacer frente a los numerosos retos que se presentan, como son la lucha contra el terrorismo, el cambio climático y los problemas del África Subsahariana.

Estatuto avanzado. La "hoja de ruta" es aún un proceso, es más una finalidad que un resultado y todavía queda mucho trabajo por hacer. De ello advierte Haizam Amirah, investigador del Real Instituto Elcano. "Aún hay problemas de fondo de los que no se habla claramente, hay un clima de expectación y euforia que se debería moderar, ya que si no se cumplen los objetivos se caerá en la decepción", comenta este experto. Además, Amirah opina que hay que tener en cuenta la opinión de la sociedad marroquí y evitar que el diálogo se quede sólo en las elites políticas, porque muchos ciudadanos no han oído hablar aún del Estatuto Avanzado, y no se sabe que acogida tendrá entre la sociedad.


En este sentido, la ex comisaria Benita Ferrero alegó que el citado texto "supone un gran logro, pues muestra la intención y la voluntad de la Unión Europea de reforzar las relaciones, pero la principal prioridad es la consolidación del Estatuto Avanzado mediante acciones concretas".
La propuesta de Iván Martín, investigador del Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI) de elaborar un indicador de los avances y del progreso para controlar lo que se hace y lo que no se hace, tuvo una gran acogida entre los asistentes al seminario. Además, Martín señaló como algo a tener en cuenta también que -pese la buena voluntad- se necesita algo más. Y como ejemplo puso el caso de Aminatu Haidar (activista saharaui que estuvo en huelga de hambre en España). Según él, Haidar puso de manifiesto la fragilidad de las relaciones entre España y Marruecos, fundamentales también para el entendimiento con la UE. Por otro lado -dijo- está el delicado tema del acuerdo de readmisión de inmigrantes de terceros países, que aún se está negociando.

derechos humanos. Son el pilar fundamental para las buenas relaciones del país vecino con el resto de la UE. "Que Marruecos asuma, ratifique y cumpla los acuerdos internacionales que regulan esos derechos es esencial para el diálogo", afirma Laila Imerhane, miembro del comité marroquí para los Derechos Humanos. En este sentido, Rabat tiene una moratoria para la pena de muerte y modificó la ley de la familia en la que se da un papel más justo a la mujer. Además, es prioritaria la reforma del sistema judicial, ya que de nada sirve que se hagan leyes y no se cumplan. Estos son los grandes retos, según Imerhane.


En cuanto al aspecto económico, el objetivo es alcanzar acuerdos para implantar el libre mercado y ése es el aspecto en el que más ha avanzado Marruecos. Ha acumulado varios años seguidos de crecimiento, incluso en época de crisis. Ésta es la parte que más afecta a España, ya que la desregulación del mercado agrario puede suponer una amenaza para la producción española. Sin embargo, Gonzalo Escribano, profesor de Política Económica de la Uned, asegura que el acuerdo tendría un muy bajo impacto para la agricultura española, solo supondría una reducción de las ventas del 0'45% mientras que para Marruecos supondría un gran aumento.

  • 1