Local

Marruecos veta a los medios

Rabat bloquea la difusión de 'Le Monde' y 'El País' por unas viñetas del Rey

el 26 oct 2009 / 20:59 h.

TAGS:

La situación de la prensa y la libertad de comunicación es de nuevo un tema tabú en Marruecos. Desde el jueves pasado varias publicaciones, tanto nacionales como internacionales -entre ellas el diario español El País-, han sido censuradas por publicar viñetas en las que se critica a la familia real al ser calificadas de irrespetuosas por el Gobierno marroquí.


Según el ministro de Comunicación y portavoz del Ejecutivo, Jalid Naciri, "todos los Estados tienen un sistema jurídico y el nuestro no permite caricaturas del Rey o de la familia real. Es un hecho que se puede aceptar o no, pero si no se hace no es nuestro problema. No tenemos ningún problema con ningún periódico español, pero no permitiremos a El País, como tampoco se le permitió a Le Monde, que atente contra la institución monárquica marroquí", afirmó Naciri.

En ese número, que debía llegar entre el domingo y el lunes pasado a los kioscos de todo el país, se incluía una viñeta que el dibujante Plantu publicó en el periódico francés Le Monde, así como otra del marroquí Jalid Gueddar, autor de una caricatura del príncipe Mulay Ismail, primo de Mohamed VI, en el diario Akhbar Al Youm.

Expulsión. La publicación en las ediciones de los pasados jueves, viernes y sábado de esa caricatura, de la de Gueddar y de otra en la que aparecía Mohamed VI, censurando a Gueddar, junto al presidente de Túnez, Ben Alí, expulsando de su país a la periodista de Le Monde Florence Beaugé, le valió al diario galo la no distribución de esos números.
Según el ministro, las caricaturas sobre la libertad de expresión en Marruecos o la familia real dan muestra de "un comportamiento irresponsable porque censuran todos los trabajos de democratización y el respeto de las libertades en el país, ocultos por esos periódicos por razones que ignoramos. Esperamos que los medios sean objetivos con Marruecos, que lo traten con el respeto que se merece, como un país que construye su libertad y con muchas libertades de expresión, pero en los que como todos, hay reglas deontológicas y jurídicas", añadió.

Además de estos conflictos con la prensa internacional también tuvieron lugar condenas de prisión para algunos periodistas marroquíes. El director del diario marroquí en árabe Al Jarida Al Oula, Ali Anouzla, fue condenado ayer por un tribunal de Rabat a un año de prisión exento de cumplimiento por publicar "informaciones falsas" sobre la salud del rey, Mohamed VI. Fue la segunda pena impuesta por este motivo al director de un periódico marroquí en lo que va de mes, ya que el pasado día 15 Idris Chahtane, del rotativo Al Michaâl, fue condenado a un año de prisión firme. En el proceso de Al Jarida Al también fue imputada la periodista que escribió el artículo, Buchra Edu, sancionada con tres meses de prisión exentos de cumplimiento y una multa de 5.000 dirham (unos 437 euros), frente a los 10.000 dirham que deberá pagar Anouzla. El tribunal de Primera Instancia de Rabat les halló culpables de "publicación malintencionada de una falsa información", en un artículo sobre la salud del Rey difundido el 27 de agosto. La Casa Real informó de que el soberano había padecido una severa gastroenteritis.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) criticó ayer el veto de las autoridades marroquíes y alertó de que este tipo de actitudes "amenazan seriamente" el pluralismo informativo de Marruecos.

  • 1