martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Economía

Martinsa-Fadesa propone pagar a sus acreedores entre 2010 y 2017

Martinsa-Fadesa, protagonista de la mayor suspensión de pagos de la historia de España, ha presentado una propuesta para pagar a sus acreedores, algunos de los cuales tendrían que esperar hasta ocho años para cobrar. Así, plantea devolver la deuda íntegra entre 2010 y 2017, una oferta que cuenta con la adhesión de Caja Madrid y La Caixa. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:34 h.

Martinsa-Fadesa, protagonista de la mayor suspensión de pagos de la historia de España, ha presentado una propuesta para pagar a sus acreedores, algunos de los cuales tendrían que esperar hasta ocho años para cobrar. Así, plantea devolver la deuda íntegra entre 2010 y 2017, una oferta que cuenta con la adhesión de Caja Madrid y La Caixa.

Martinsa-Fadesa propone pagar a sus acreedores su deuda completa en ocho años, entre los ejercicios 2010 y 2017, sin realizar quita alguna en el importe total, que asciende a unos 7.000 millones, según la propuesta de convenio de acreedores presentada ayer por la inmobiliaria ante el Juzgado de lo Mercantil de La Coruña con el fin de superar su situación de concurso. Un planteamiento que cuenta ya con la adhesión de Caja Madrid y La Caixa, los dos principales acreedores bancarios de la compañía, que este año protagonizó la mayor suspensión de pagos de la historia.

La inmobiliaria que preside Fernando Martín confía en que la propuesta de convenio reciba "en los próximos meses la adhesión de otras entidades, fundamentalmente cajas de ahorros". El objetivo es llegar a la junta de acreedores con la adhesión equivalente a más del 50% de la deuda, la requerida para que la propuesta salga adelante y evitar así la liquidación.

El proyecto de convenio fija que la inmobiliaria no pagará ninguna deuda hasta mediados de 2010 y que entre dicha fecha y abril de 2012 sólo se cancelarán débitos por 200 millones. El resto de la deuda se irá abonando en pagos anuales hasta mediados de 2017.

Fuentes de la compañía explicaron a Europa Press que para la empresa es más importante contar con margen de tiempo para obtener tesorería y recursos con que pagar las deudas que proponer quitas en su pago.

En este sentido, la propuesta de convenio recoge la "obligación" de la inmobiliaria Martinsa-Fadesa de vender activos que la propia empresa elija para obtener dichos recursos. Los activos serán fundamentalmente suelos finalistas, promociones y terrenos de su cartera en el exterior.

Según el informe presentado por su administración concursal, Martinsa tiene activos valorados en 7.404 millones, frente a una deuda de unos 7.005,44 millones. Este importe se reduce a unos 6.000 millones en caso de descontar préstamos a empresas filiales y el crédito contingente (sólo exigible en determinadas circunstancias). La mayor parte de la deuda es bancaria e incluye el préstamo que Martinsa solicitó en 2007 para comprar Fadesa.

En cuanto a las formas de pago, las fuentes indicaron que en el esquema de cancelación de deudas tendrán prioridad los clientes de la inmobiliaria. El abono de intereses se realizará a partir de 2012, hasta entonces se capitalizarán. Para ese primer año serán del 3,27% y hasta 2014, del Euríbor más 0,5 puntos. Esta tasa irá después en "progresión al alza" hasta el final del periodo de pago.

Martinsa indicó que sus entidades acreedoras respaldan el plan que la compañía ha elaborado junto a Deloitte, y que se creará una comisión de control y seguimiento para seguir el cumplimiento del plan y el convenio.

La inmobiliaria prevé que el acuerdo entre en vigor desde el momento en que se dicte sentencia judicial de su aprobación, que marcará también el final de la situación de concurso. Hasta entonces, la compañía seguirá contando con la administración concursal, ya que la presentación de la propuesta de convenio no altera los trámites y plazos del concurso.

Esta proposición debe ser admitida a trámite por el juez en un plazo de cinco días hábiles. Posteriormente, será estudiada por la administración concursal, que deberá pronunciarse en diez días (el juez podría revocar su admisión si los administradores se manifiestan en sentido negativo).

  • 1