Deportes

Más cerca de la UEFA... y más lejos de la Champions

De haber ganado, algo que tuvo en su mano, el Sevilla habría dado un importante paso en sus aspiraciones ligueras. Al no hacerlo, el empate con el Barcelona le hace acercarse a la zona UEFA y, al mismo tiempo, le aleja de los puestos de Liga de Campeones.

el 14 sep 2009 / 23:57 h.

De haber ganado, algo que tuvo en su mano, el Sevilla habría dado un importante paso en sus aspiraciones ligueras. Al no hacerlo, el empate con el Barcelona le hace acercarse a la zona UEFA y, al mismo tiempo, le aleja de los puestos de Liga de Campeones.

Tras los resultados de esta jornada, el equipo de Manolo Jiménez se encuentra a un solo punto -antes estaba a dos- del Racing, sexto clasificado, después de que éste cayese ayer en su feudo frente al Atlético. En cambio, la Champions queda ahora a ocho puntos, es decir, uno más que antes de disputarse esta jornada.

Ahora, el tercer y cuarto escalón de la clasificación lo ocupan respectivamente Villarreal y Atlético, que no han dejado escapar la ocasión de ganar este fin de semana. Sus victorias, unidas al empate cosechado por el Sevilla, hacen que la distancia que separa a los nervionenses de los puestos Champions aumente: ocho son los puntos que les saca el equipo de Javier Aguirre (41), mientras que el de Manuel Pellegrini (42) le lleva hasta nueve.

Además, como se recordará, el Sevilla perdió contra ellos en sus enfrentamientos de la primera vuelta: 4-3 en el Vicente Calderón y 3-2 en El Madrigal. Por ello, el goal average particular volverá a ser importante. El equipo de Jiménez no sólo tiene que recortarles puntos sino que a buen seguro deberá vencerles en casa para estar en la pelea.

La derrota del Espanyol, tercero al inicio de esta jornada, en Montjuïc frente al Recreativo ha dejado a los de Valderde fuera de los puestos Champions.

Mientras tanto, continúan los ecos del partido contra el Barcelona. El cambio experimentado por el equipo tras el descanso no ha gustado nada a un importante sector de la afición. La sensación, como así se recoge también en muchos medios de comunicación, es que el planteamiento del técnico fue demasiado conservador, y esto facilitó la recuperación del Barcelona, hasta el punto de que incluso estuvo muy cerca de llevarse la victoria. Ahora, el Sevilla tiene que afrontar una nueva prueba de fuego llamada Espanyol, conjunto que aspira a meterse en la Liga de Campeones y que, tras sus últimos resultados, se ve obligado a ganar.

  • 1