Local

Mas: "Cuando Andalucía recupera 2.500 millones, en España nadie dice nada. Cuando lo hace Cataluña somos insolidarios"

"Y cuando lo hace Cataluña somos avaros  e insolidarios", ha lamentado.

el 08 feb 2011 / 10:14 h.

TAGS:

José Luis Rodríguez Zapatero recibió ayer al presidente catalán, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha  valorado el encuentro con el presidente del Gobierno, José Luis  Rodríguez Zapatero, que ha permitido para resolver aspectos como el  futuro pago a Cataluña de los 759 millones de euros derivados de la  Disposición Adicional Tercera del Estatut y la autorización para  emitir deuda a largo plazo y, ante las críticas que pueda suscitar en  el PP y algunos sectores socialistas, ha recalcado que Cataluña se  limita a defender sus intereses, como hacen el resto de comunidades.

"Cuando Andalucía recupera 2.500 millones, en España nadie dice  nada. Y si lo hace Galicia y la Comunidad Valenciana tampoco, y si lo  hace Madrid hasta se aplaude. Y cuando lo hace Cataluña somos avaros  e insolidarios", ha lamentado durante una entrevista en Rac1 recogida  por Europa Press, en la que ha alertado de que necesitan 11.000  millones de euros este año para seguir adelante, dinero que buscará  en los mercados internacionales. 

"La Generalitat tiene dificultades importantes de tesorería", ha  señalado Mas, destacando la dificultad que representa esta operación  en plena crisis, cuando los mercados están prácticamente cerrados.  Sin embargo, ha querido tranquilizar a los funcionarios y les ha  asegurado que cobrarán sus nóminas, y ha remarcado que la reunión que  mantuvo con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero,  fue el primer paso para estabilizar la situación financiera de la  Generalitat. 

Tras destacar que su objetivo no es crear alarmismo sino explicar  la realidad, aunque ha evitado criticar la gestión económica del  tripartito, ha abogado por una colaboración institucional entre  gobiernos para superar las dificultades actuales. Sin embargo, ha  dejado claro que Cataluña no tendría estas dificultades si gestionara  sus propios recursos, en referencia a su propuesta estrella del pacto  fiscal. 

Respecto a su encuentro con Zapatero, ha destacado que fue un  reencuentro tras años de distanciamiento, y que sirvió para resolver  aspectos como el futuro pago a Cataluña de los 759 millones de euros  derivados de la Disposición Adicional Tercera del Estatut y la  autorización para emitir deuda a largo plazo.

Con esto, y a la espera de la autorización administrativa del  Ministerio de Economía para endeudarse, Mas ha confiado que sirva  para afrontar los pagos "con total tranquilidad y, si es posible, a  un precio más bajo que en otras ocasiones".

Respecto a los 1.000 millones que quería reclamar del Fondo de  Competitividad, Mas ha culpado al tripartito de que no los puedan  reclamar al Gobierno este 2011 y deban esperar al 2013 para poder  cobrarlos, consecuencia de la "letra pequeña del acuerdo".

Aunque en materia de traspasos del Estatut no hubo avances, ha  explicado que Zapatero comprendió que exista un "distanciamiento  emocional" en Cataluña por la sentencia del Tribunal Constitucional  (TC).

Mas también ha saludado la posibilidad de que instituciones  catalanas puedan tener voz y voto determinante en la gestión del  Aeropuerto de El Prat, y ha recordado la propuesta que le hizo para  flexibilizar el marco regulador de las pequeñas y medianas empresas.

Consciente de que el PP y algunos sectores socialistas critiquen  el encuentro, Mas ha recalcado que Cataluña se limita a defender sus  intereses, como hacen el resto de comunidades: "Cuando Andalucía  recupera 2.500 millones, en España nadie dice nada. Y si y lo hace  Galicia, la Comunidad Valenciana tampoco, y si lo hace Madrid hasta  se aplaude. Y cuando lo hace Cataluña somos avaros e insolidarios",  ha lamentado.

Pese a todo, Mas ha admitido acudía con escepticismo al encuentro  y que ahora confía en que las palabras se confirmen con hechos: "No  fui con grandes discursos, sí con las fotos correctas y sin grandes  abrazos, con corrección institucional, y expectante por lo que pueda  pasar a partir de ahora".


  • 1