Local

Más de 120.000 andaluces pueden optar por trabajar con más de 65 años

Más de 378.600 andaluces tienen entre 60 y 64 años y unos 120.300 continúan laboralmente activos. Desde este año, aunque cumplan los 65, podrán prorrogar su vida laboral y aumentar su futura pensión entre un 2 y un 3% por año extra. Para la mayoría, la jubilación es un descanso merecido que incluso debería llegar antes.

el 14 sep 2009 / 23:11 h.

TAGS:

Más de 378.600 andaluces tienen entre 60 y 64 años y unos 120.300 continúan laboralmente activos. Desde este año, aunque cumplan los 65, podrán prorrogar su vida laboral y aumentar su futura pensión entre un 2 y un 3% por año extra. Sin embargo, para la mayoría, la jubilación es un descanso merecido que incluso debería llegar antes.

El progresivo envejecimiento de la población española ha llevado al Gobierno a incentivar la prórroga de la edad ordinaria de jubilación más allá de los 65 años. La Ley de medidas en materia de Seguridad Social de 4 de diciembre de 2007 entró en vigor el pasado 1 de enero. En virtud de esta norma, los trabajadores que cumplan 65 años y hayan cotizado el periodo mínimo exigido para percibir una pensión de jubilación contributiva -que con la ley se ha ampliado de 12,5 a quince años- podrán prorrogar voluntariamente su actividad laboral. A cambio, verán incrementada su futura pensión en un 2% por cada año de más trabajado o un 3% si al llegar a los 65 años ya han superado los 40 años de cotización.

En el Instituto Nacional de la Seguridad Social aún no tienen estimaciones sobre cuántos trabajadores podrían estar interesados en acogerse a estos incentivos. Sin embargo, diversos estudios y encuestas indican que la mayoría considera que la jubilación es un descanso merecido que incluso debería llegar antes de los 65 años, aunque no faltan quienes tienen dificultades para asumir este cambio vital.

De oportunidad a vacío. Según los datos referidos a Andalucía del último estudio sobre las Condiciones de vida de las personas mayores realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) -cuyo trabajo de campo se hizo en septiembre de 2006 con 995 encuestas en 142 municipios-, el 40,8% de los andaluces mayores de 65 años encuestados vivieron la jubilación "como una liberación" y una "oportunidad" para dedicar su tiempo a lo que les gusta, para un 33,7% no supuso un momento especialmente importante en su vida y un 14,4% reconocieron sentir tristeza, un "vacío" porque "su vida ha perdido sentido al no sentirse útiles".

El 56,7% señalaba que su día normal transcurre sin muchas obligaciones pero con su tiempo ocupado, a un 24,3% "se le hace el día muy largo" porque "no tiene nada que hacer" y un 13,1% afirmaba tener "bastantes obligaciones" para las que incluso "les faltaba tiempo".

Contrarios a trabajar más. En España no existe la edad obligatoria de jubilación, sino que se habla de "edad ordinaria" y se sitúa entre los 60 y los 65 años. De hecho, es en ese intervalo en el que se registran la mayoría de las jubilaciones, siendo la edad media los 60,5 años.

Un reciente estudio de la Fundación La Caixa, La generación de la transición: entre el trabajo y la jubilación (a partir de 808 encuestas realizadas a ciudadanos de 50 a 70 años entre noviembre y diciembre de 2006) revela que el 54,9% de los españoles no estaría a favor de prorrogar su edad de jubilación más allá de los 65 años -frente al 32,4% que sí lo haría- incluso en el caso de que los ingresos del sistema de pensiones públicos fueran inferiores a los gastos.

Las posibilidades de un déficit en el sistema de la Seguridad Social no resultan tan hipotéticas teniendo en cuenta las previsiones del Instituto de Estadística de Andalucía sobre la proyección de la población en la comunidad. Según el IEA, el grupo de los mayores de 65 años pasarán del 14,7% que suponen actualmente en la población total a casi el 19% en 2025 y hasta el 30% en 2050.

  • 1