Local

Más de 2.000 vecinos de la Sierra Sur reclaman mejoras sanitarias

En torno a 2.000 vecinos de Pedrera, Gilena, Casariche, Marinaleda, Martín de la Jara y Aguadulce, todos ellos de la Sierra Sur y todos gobernados por IU, se concentraron ayer en Osuna, para exigir más facultativos de atención primaria en sus centros de salud.

el 14 sep 2009 / 23:09 h.

TAGS:

En torno a 2.000 vecinos de Pedrera, Gilena, Casariche, Marinaleda, Martín de la Jara y Aguadulce, todos ellos de la Sierra Sur y todos gobernados por IU, se concentraron ayer, encabezados por sus respectivos alcaldes, a las puertas del Hospital de la Merced, en Osuna, para exigir más facultativos de atención primaria en sus centros de salud.

El alcalde de Gilena, José Manuel Joya (IU), expuso, en declaraciones a la agencia Efe, que su población "tiene unos problemas de falta de personal" similares a los de los otros municipios convocantes de la protesta, que demandan más médicos para sus centros de salud y que se citaron en la villa ducal por ser la sede del distrito sanitario al que pertenecen.

En cualquier caso, el delegado provincial de Salud, Francisco Javier Cuberta, les remitió por la mañana un fax citándolos por la tarde en Sevilla al objeto de conocer sus demandas y establecer medidas correctoras.

El problema de estos pequeños pueblos de la Sierra Sur es, según sus munícipes, que los vecinos se encuentran con muchas "dificultades" ya que "los médicos que prestan un servicio de guardia quedan eximidos de pasar consulta al día siguiente", lo que origina "una escasez de facultativos que hace más deficiente la atención primaria".

Las guardias se encuentran centralizadas en la población de Osuna y desde aquí se derivan a las urgencias localizadas en los municipios limítrofes. Sin embargo, "una nueva normativa", según precisaron, permite que "el facultativo no tenga que prestar servicios la jornada siguiente de estar de guardia", por lo que los ambulatorios "se quedan, a lo sumo, con un médico de cabecera, un pediatra y un enfermero".

En opinión de los convocantes de la protesta, que colapsaron la villa ducal con su masiva manifestación, ya que se habían fletado autobuses desde los distintos consistorios, la cuestión se solucionaría "con seis o siete facultativos más" por lo que confían en conseguir esto de la Consejería de Salud. De todas maneras, al cierre de esta edición se desconocía todavía la respuesta que se iba a darles a esta demanda.

En otro orden de cosas, el área sanitaria de Osuna reanudará en marzo los cursos dirigidos a las personas que cuidan a familiares enfermos, fundamentalmente mujeres. La obligación y tensión permanente que esta situación exige conduce a que frecuentemente los cuidadores vean afectada su propia vida personal.

  • 1