Local

Más de 200 vecinas participan en el estudio sobre la talla

Alcalá de Guadaíra es la primera cuidad de la provincia seleccionada por el Instituto Nacional del Consumo para conocer cuáles son las medidas corporales más frecuentes en la española.

el 14 sep 2009 / 20:02 h.

TAGS:

Alcalá de Guadaíra es la primera cuidad de la provincia seleccionada por el Instituto Nacional del Consumo para conocer cuáles son las medidas corporales más frecuentes en la española, con el fin de que la industria de la moda pueda homogeneizar tallas y combatir así enfermedades como la anorexia.

El trabajo comienza a las 10.00 horas con las primeras tomas de medidas. Cristina es una de las primeras en llegar. Tiene una talla 38, mide 1.64 y pesa 54 kilos, pero asegura que tiene pantalones que van desde la 36 hasta la 44. "Es más, ahora llevo una 40, y me molesta que tenga que probarme tres tallas distintas del mismo pantalón", se lamenta. Sobre todo asegura que le molesta la actitud de algunos dependientes cuando pregunta: "¿Esto es una 40?". Y le contestan: "Es que usted tiene caderas". Cristina no duda en replicar: "¡Claro que tengo caderas!, pero no soy Cindy Crawford".

Alicia viene a acompañar porque a ella ya le tomaron las medidas la semana pasada. Dice: "Es de locos porque tengo ropa de Zara de cuando tenía 15 años de la talla 36 que todavía me queda bien y ahora con 21 años me cuesta meterme una 40".

Todas las participantes, un total de 235 elegidas directamente del censo de la ciudad, son voluntarias. El estudio se realiza en una gran franja de edad, desde los 12 a los 70 años, y los responsables de recoger los datos son técnicos del Instituto de Biomecánica de Valencia.

Para las mediciones en el Centro de Servicios Sociales se ubicaron hasta ayer unas cabinas de dos por dos metros de base y tres de altura, en las que obtener imágenes de tres dimensiones del cuerpo completo de cada participante, pero sin entrar en contacto con él, mediante tecnología de barrido láser.

Los datos, que se obtiene son totalmente confidenciales de forma que las mujeres mantienen su anonimato. Ayer les tocó el turno a las últimas seleccionadas. Las dos técnicas responsables de la medidas aseguran que en la ciudad no han tenido problemas, "más bien han aceptado más mujeres de las que necesitábamos' aunque ha habido menos voluntarias de 13 y 16 años, porque necesitan el permiso de sus padres.

Entre las medidas propuestas por el Ministerio de Sanidad figura la de que las tallas inferiores a una 36 se consideren como infantiles. Éste es el caso de María que con 14 años tiene una talla 34. "Estoy sana pero soy delgada y ahora resulta que voy a tener que comprarme la ropa en tiendas de bebés", critica.

También Lucía tiene una 34, pero ella está encantada: "El otro día me probé unos pantalones y ¡oh! qué sorpresa que ahora gasto una 34, cuando en mi vida he logrado meterme esa talla por los huesos de la cadera".

  • 1