Local

Más de 23.500 coches tienen ya permiso para ir por el Centro

La limitación de 45 minutos se anulará en casos de emergencias o imprevistos.

el 17 feb 2010 / 21:06 h.

TAGS:

El uso del aparcamiento rotatorio colapsa esta vía del Centro.
Casi 24.000 vehículos tienen ya sus permisos para circular por el Centro sin la restricción de los 45 minutos que el Ayuntamiento va a establecer a los no residentes a partir del próximo mes de septiembre.

El lunes el consistorio detalló el nuevo Plan de Ordenación Viaria del Casco Antiguo y Protección de la Zona Monumental: el centro de Sevilla estará dividido en cuatro sectores en los que no se podrá circular en coche más de esos 45 minutos, so pena de ser sancionado con 90 euros.

Unas cámaras controlarán 22 puntos de entrada y salida de vehículos a partir de septiembre. Esta restricción será efectiva los días laborables de 8.00 a 22.00 horas. Ante la polémica suscitada, el alcalde anunció ayer una ronda de contactos con los agentes sociales y económicos.

El edil de Movilidad, Francisco Fernández, rechazó calificar la medida de "blindaje". "Es una regulación y el sistema será flexible". Esa flexibilidad pasa por dos vertientes.

En primer lugar, el sistema quedará en suspenso en caso de incidencia, como una manifestación o una actuación de los equipos de emergencias. "En estos casos -detalló Fernández-, las cámaras del punto de acceso o del sector afectado dejarán de registrar a vehículos y los que se encuentran en esa zona no tendrán la limitación de tiempo".

En segundo lugar, la limitación temporal no afectará a los usuarios con tarjetas de acceso al centro: un total de 23.585. De éstas, 167 son de hoteles y 4.278 pertenecen a propietarios de garajes, que las han recibido tras solicitarlas al Consistorio, mientras que 19.140 de estas tarjetas son de ciudadanos que residen en el centro de la ciudad, a quienes el Ayuntamiento les ha remitido estos permisos de oficio.
Estas tarjetas deberán activarse (una vez entre en vigor el sistema de control) previo pago de alrededor de un euro.

El Consistorio emitió de este modo hace dos años 18.623 tarjetas con una vigencia de dos años, sin embargo, como el plan regulador del tráfico en el centro no ha entrado en vigor, éstas nunca han llegado a usarse y deben ser renovadas.

Otra de las acciones que tendrá que efectuar el Ayuntamiento será devolver la cuantía económica a los residentes del Centro que tienen concedida la tarjeta que les permite aparcar en las zonas de aparcamientos rotatorios en superficie, ya que estos espacios van a desaparecer con la futura regulación del tráfico.

Los hoteleros, por su parte, aún no han sido convocados por el Ayuntamiento para debatir este sistema, según confirmó ayer el vicepresidente de la Asociación de Hoteleros de Sevilla, Santiago Padilla. Éste aseguró que "hace tiempo se produjo una reunión en la que el Consistorio nos detalló que habría un dispositivo en la recepción de los hoteles para registrar a los coches que el sistema considerará exentos de esos 45 minutos, pero desde entonces no hemos sabido nada más".

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, volvió a abrir el debate en torno a los aparcamientos rotatorios en el centro de la ciudad. "Vamos a terminar con eso -sentenció-, y me refiero a los que provocan un efecto llamada y generan por ello intensos atascos, como en la calle Baños", puntualizó, en alusión al parking subterráneo ubicado en la Plaza de la Concordia.

Este parking, sin embargo, está gestionado por Saba en régimen de concesión, que expira en 2024, lo que deja al Ayuntamiento pocas opciones -salvo la expropiación-.

Con todo, Fernández llamó a usar los parking que hay en la corona en torno al centro -José Laguillo, Paseo de Colón- y que "prácticamente a ninguna hora del día tienen ocupadas más del 70% de sus plazas".

El alcalde centró su atención en la zona azul. El Centro estará libre de estos espacios salvo en Adriano y Antonia Díez, en el Arenal. Entre ambas vías suman 200 plazas de aparcamiento para turismos de las 1.700 que existen en el Centro de Sevilla, por lo que el Consistorio debe ahora decidir dónde ubica las 1.500 que están en el aire y que pretende mantener para no perder los ingresos que generan.

El Consistorio tenía previstro trasladarlas al entorno del Centro, aunque también se estudian zonas como Cartuja.  "Estos cambios no son un capricho sino una necesidad. O los hacemos o el Centro será un caos, un infierno", aseguró sin ambages Sánchez Monteseirín.

  • 1