Local

Más de 45 millones de afectados por el terremoto que arrasó China

China empieza a pensar en la reconstrucción del país, una empresa difícil tras conocer el número de afectados. Más de 45,5 millones de personas se han visto damnificados por el terremoto. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 05:21 h.

TAGS:

China empieza a pensar más en la reconstrucción del país, una empresa algo difícil tras conocer el número de afectados. Más de 45,5 millones de personas, exactamente la misma población que vive en España, se han visto damnificados por el terremoto, que causó 60.000 fallecidos y 26.221 desaparecidos.

Y es que, ante la tarea cada vez más improbable de hallar supervivientes, los datos por el seísmo sólo pueden empeorar. De hecho, el primer ministro chino, Wen Jiabao, temía que la cifra de muertos pudiera superar las 80.000 personas. Además de las víctimas mortales, los heridos se elevaron ayer hasta 352.290, mientras que el número de personas evacuadas se fijó en un total de 14,4 millones.

En este balance de datos, lo único positivo que se puede extraer es la vertiente solidaria. Según los datos del Gobierno, las donaciones nacionales e internacionales destinadas a ayudar a los damnificados alcanzaron ayer los 2.363 millones de euros, de los que cerca de una sexta parte ya fueron enviadas a las zonas más afectadas.

Mientras tanto, sobre el terreno, un alto número de réplicas continúa sacudiendo la provincia de Sichuan, epicentro del seísmo, con miles de ellas desde el 12 de mayo y 178 por encima de los cuatro grados de magnitud en la escala de Richter.

Visita de la ONU. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llegó a esta provincia tan devastada por el terremoto, el más destructivo de los últimos 30 años. Para ello, se trasladó en helicóptero a la localidad de Yingxiu, una de las más dañadas y se unió allí al primer ministro Wen, que visita por segunda vez la zona desde que se produjo la catástrofe.

Ban prometió que movilizará todas las capacidades de la ONU para apoyar las tareas de reconstrucción en la zona afectada y que pueden durar más de tres años. La llegada de Ban a China se produce después de que Pekín permitiera por primera vez la entrada de equipos de ayuda humanitaria internacional en una catástrofe en su territorio, con la llegada de expertos de Rusia, Corea del Sur, Japón, Singapur y Cuba. Al mismo tiempo, tres aviones de carga del Ejército de EEUU llegaron a Chengdu en la última semana con suministros de primera necesidad.

Los damnificados se enfrentan a riesgos de inundaciones y enfermedades, ya que aludes de tierra formaron lagos que amenazaban con desbordarse sobre ciudades ya desplomadas. Además, la proliferación de cadáveres puede causar un aumento de las bacterias infecciosas. En su segunda visita a la zona del terremoto, Wen aseguró que las autoridades intentarán restaurar el orden en tres meses para lograr que la población regrese a la normalidad, a la vez que indicó que no hay brotes epidémicos.

  • 1