jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización

Más de cinco millones para prevenir la exclusión social

En su quinta edición, este programa de la Diputación contempla contrataciones a familias desfavorecidas.

el 02 may 2014 / 23:30 h.

La Diputación Provincial de Sevilla, a través del Boletín Oficial de la Provincia (BOP), publicó ayer las bases de la quinta edición del Programa Extraordinario de Urgencia Social Municipal, más conocido como Programa de Urgencia Municipal (PUM), y cuyo objetivo es dotar de recursos económicos a los ayuntamientos de los diferentes municipios, para que éstos puedan afrontar contrataciones de personas en riesgo de exclusión social. De esta forma, las entidades locales tienen un plazo de diez días para adherirse a la iniciativa, que cuenta con una aportación de cinco millones de euros por parte de la entidad provincial y otros 838.867 euros de cofinanciación a cargo de los ayuntamientos. Dicho programa afronta ya su quinta edición, tras su puesta en marcha en 2009 como iniciativa enfocada a contratar a personas cuyas unidades familiares estaban siendo más afectadas por la coyuntura económica. Concretamente, este plan busca dar una atención integral a las familias, cualquiera que sea su modalidad, con objeto de prevenir la exclusión social. Tras la adhesión que formulen los ayuntamientos a dicha iniciativa en el plazo de diez días, las entidades locales podrán realizar contratos –de 15 días a 3 meses de duración– por obra o servicio, acogidos a este programa entre el 2 de junio y el 31 de diciembre de este año, a personas empadronadas en su municipio y cuya unidad familiar registre ingresos inferiores a 1,5 veces el IPREM (indicador de renta que para este año es de 532,51 euros al mes). El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, destacó «su buen funcionamiento y sus exitosos resultados gracias al rigor en el trabajo de los servicios sociales municipales y los puntos de información a la mujer, que han sido las vías por las que este plan ha llegado allí donde más falta ha hecho en cada momento». Los fondos del PUM han sido distribuidos entre los municipios, como viene siendo habitual, de manera directamente proporcional al número de demandantes de empleo no ocupados, según datos del SAE correspondientes al mes de enero de 2014. Por otro lado, y tal y como establecen las bases, los ayuntamientos deben comprometerse a cofinanciar una cantidad que dependerá del número de habitantes según el padrón a 1 de enero de 2013. Así, localidades que no tengan más de 1.000 habitantes, como El Garrobo, Lora de Estepa o San Nicolás del Puerto, están exentas de afrontar ningún gasto extra, mientras que el porcentaje de aportación sube en un 5% mientras aumenta la población, llegando al 25% de cofinanciación a los municipios con más de 50.000 habitantes, como es el caso de Alcalá de Guadaíra y de Dos Hermanas. Acerca de la filosofía que rige los principios de este Programa de Urgencia Municipal, el regidor provincial definió dicha iniciativa como «ejemplo de la política sensible y centrada en las personas como vía de salida a la crisis, frente a otras manera de gobernar que lo único que hacen es aplicar recortes y mermar los derechos sociales e individuales de los ciudadanos». Asimismo, el presidente recordó que, contabilizando esta nueva edición del PUM, desde que se comenzara con el programa en 2009, «la Diputación ha puesto ya en carga más de 35 millones de euros que, hasta el momento, han beneficiado a 30.000 familias en el global de la provincia de Sevilla». En este nuevo bloque que se pone en marcha, las previsiones apuntan a que serán en torno a 4.300 unidades familiares en riesgo de exclusión de toda la provincia las que se beneficien de los contratos de trabajo generados con los 5,8 millones de euros totales del plan.

  • 1