sábado, 15 diciembre 2018
07:12
, última actualización
Local

Más de un centenar de contenedores son objeto de actos vandálicos cada semana en Sevilla

Lipasam cifra en 5.932 las unidades dañadas en 2013, un 7% menos que el año anterior.

el 06 jul 2014 / 12:00 h.

TAGS:

BELLAVISTA J.M. PAISANO Más de cien contenedores o papeleras dañadas cada semana. Pese a las demoledores cifras, estas no son más que el pan nuestro de cada día para Lipasam. El vandalismo se ha convertido en una tradición en los balances que, cada año, realiza la empresa municipal de la limpieza. Más allá de los datos que atestigüen si la ciudad está más o menos limpia –uno de los propósitos de mandato del alcalde, Juan Ignacio Zoido–, los ataques al mobiliario urbano son habituales. Así lo atestigua su último informe de gestión, que cifra en 5.932 las papeleras y contenedores que han sido objeto de actos vandálicos durante el año 2013. Aunque llame la atención la cifra, la realidad es que se ha producido una reducción del 7,34 por ciento con respecto al año anterior, donde se contabilizaron 6.400 unidades dañadas, entre papeleras y contenedores. Pese a ello, el informe sí que aclara que ese descenso no implica una mejoría notable y, para ello, lo compara con el total de equipamiento repartido en la ciudad. «Un 12,8% del total del mobiliario urbano instalado ha sufrido alguna incidencia, cuya reparación supone un alto coste económico», señala el informe. La única vara de medir para calibrar el desembolso que supone es tirando de la huelga de Lipasam, en la que la quema de un centenar de contenedores equivalía a 30.000 euros. En todo caso, recalcan que estos casos de vandalismo son «la tónica habitual en los últimos años». El propio informe de gestión contabiliza también su reposición: 1.617 contenedores fueron respuestos, mientras que se colocaron 472 papeleras desaparecidas o vandalizadas. Además, a petición de los ciudadanos, se han cambiado de ubicación 2.083 contenedores y 108 papeleras. En paralelo al vandalismo, Lipasam también analiza el capítulo de infracciones. Los técnicos incoaron 4.100 denuncias que dieron lugar a 3.800 sanciones, por un importe total de 468.662 euros. De ellas, cerca de un tercio –1.192, por un importe de 142.320 euros– corresponden a pintadas y actos publicitarios. Sin embargo, resalta más el escaso porcentaje de cobro: sólo se ha recaudado el 11 por ciento del montante total en 2013, es decir, 54.930 euros. En esta labor inspectora, también destaca como novedad la limpieza de solares, en colaboración con la Gerencia de Urbanismo. Durante 2013, se ha realizado un seguimiento a 313 solares, de los que Lipasam ha actuado en 178 de ellos. Tras las actuaciones de apremio llevadas a cabo, otros 89 solares han sido limpiados por sus propietarios. Así, en el informe sólo constan cuatro expedientes disciplinario por parte de la Gerencia de Urbanismo. Lipasam también resume en cifras la campaña por la que se promueve la retirada de los excrementos caninos de las calles. Para medir su éxito ha establecido un sistema por el cual ha hecho un seguimiento de una calle de cada distrito durante el año, dando como resultado un descenso del 43 por ciento. Pero, más allá de esta estimación, está el balance de actuaciones realizadas en el primer año completo con la nueva normativa –que se estrenó en noviembre de 2012–. El resultado es que hubo 9.130 actuaciones. De ellas, sólo 83 acabaron en denuncia –24 interpuestas por Lipasam y 59 con el añadido de la presencia policial–. Son datos concretos de unas cifras que, por lo general, son positivas para Lipasam. Por ejemplo, uno de los hándicaps del anterior informe –el de 2012– era el envejecimiento de la flota, que tenía una media de antigüedad superior a los nueve años. Esa situación se ha amortiguado en parte –aún queda gran parte del proceso– con la incorporación durante el año pasado de 67 vehículos, entre los que cita 19 barredoras, 15 motocarros y la incorporación de cinco triciclos para el transporte del personal de barrido y 10 motocarros de tracción alimentada por esta energía. Con ello, la flota se situó en 507 vehículos, reduciéndose la edad media a 8,8 años. Y, frente a ello, está la actuación en la calles. El informe de Lipasam indica que la cobertura en la limpieza viaria aumentó un 7 por ciento –25.282 kilómetros más–. Pese a todo, como ya avanzó este periódico, la recogida de residuos se vio reducida un 5 por ciento sobre 2012. El informe atribuye el descenso a la caída del consumo por la crisis. Recogida lateral. La adaptación del servicio de recogida de basura mediante el sistema de carga lateral ha sido uno de los anuncios más repetidos por el Gobierno municipal en Lipasam. De hecho, el alcalde anunció en su día la implantación de 1.500 contenedores con carga lateral. La primera fase de implantación se realizó en el año 2012, en Los Bermejales, Heliópolis, Reina Mercedes y Bellavista. La segunda fase se culminará en 2015 para implantar este sistema en toda la ciudad, salvo los lugar donde técnicamente no es posible.

  • 1