Local

Más japonés que nunca en Tomares

Miles de personas se acercan al IV Salón de Manga y Anime.

el 19 mar 2011 / 18:38 h.

TAGS:

Emaná en un lance del juego.

Cuando la preocupación de todo el mundo tiene uno de sus epicentros en Japón, una parte de la cultura y del corazón de este pueblo se pasea desde el viernes hasta hoy por el entorno del Ayuntamiento de Tomares. Por cuarto año se celebra Otacon, una cita imprescindible para los amantes del manga, el anime y la cultura japonesa en general.
En esta edición, el terremoto de la semana pasada ha hecho que confluyan disfraces con huchas recogiendo fondos para los damnificados, canciones en japonés y chapas que al módico precio de un euro recuerdan la tragedia que se vive a miles de kilómetros de distancia.

Nada más acercarse por la hacienda Santa Ana sorprende la variedad de disfraces. Princesas, guerreros, caballeros... y multitud de curiosos se dan cita en los talleres, en la pradera de césped de la propia hacienda o justo enfrente, donde en una gran carpa se pueden adquirir todo tipo de objetos relacionados con este mundo, desde disfraces para quienes no los hayan traído hasta peluches, vídeos, libros -incluido un diccionario de español y japonés- y carrozas para los más nostálgicos, pasando por muñecos de Mazinger Z y Afrodita A. Erina Takahashi, una joven japonesa de 26 años que desde hace 10 meses vive en Triana aprendiendo español y cerámica, se mostraba sorprendida: "Me gusta muchísimo y me han traído unos amigos, pero no sabía que aquí gustaba tanto". Como todos los japoneses que hoy están lejos de su país vive la situación con preocupación. "Es muy triste porque mucha gente ha muerto", afirma, y, aunque su familia está bien, admite: "Estoy preocupada porque mi madre está sola en Tokio".

Para disfrazarse de algún personaje de manga o de anime "te tiene que gustar". Esto asegura María Muñoz, una joven de 18 años de Sevilla que va vestida de Yoko: "Es un personaje con mucho carácter, una asesina con una pistola de dos metros". Como otros muchos participantes trae comida oriental -"porque es lo que pega"- y asegura que le encanta este tipo de eventos: "Es divertido y conoces a gente".

Y es que, las personas que acuden a los salones de manga y anime suelen conocerse de otras ediciones o de otros eventos similares. Como los seis componentes de Ouran Host Club, cinco chicas y un chico, todos con chaqueta turquesa y peluca. "Es un instituto de ricos donde hay una chica pobre que entra y se tiene que hacer pasar por chico", cuentan. Tres de los componentes son de Fuentes de Andalucía y los otros del propio Tomares. Se conocieron en un salón de manga. "Nos gusta la serie y los personajes nos pegan porque son un grupo de amigos", explican Bea, Ana, Inma, Marina, Loli y Manuel, que a buen seguro repetirán el año próximo.Como lo hace Pablo Galán, de 13 años. "El año pasado vine sin disfraz, pero he estado ahorrando y vengo de Sora, un personaje fuerte de videojuegos", aclara.

También es habitual coincidir con un personaje del mismo anime, como les pasa a Ana Rivero, de 10 años y llegada de Carmona, y Sergio Cabrera, de 15 y procedente de la capital hispalense. "Somos Islandia y Francia de Axis Power Hetalia, donde personifican países", exponen.Ya por la tarde, en homenaje a Japón hubo un minuto de silencio y lanzaron 1.000 grullas de papel (origami). También hoy, pero en Coria del Río, habrá un homenaje a Japón y a la ciudad de Sendai, con la que está hermanada y quedó arrasada por el terremoto (Paseo Carlos de Mesa, junto a la estatua de Hasekura Tsunenaga, a las 12.00 horas).

  • 1