Deportes

Más madera: No es momento de dimisiones

Ahora los consejeros deben dar la cara y aguantar el chaparrón hasta la próxima junta de accionistas, ya convocada.

el 29 ene 2014 / 08:32 h.

BETIS 13-14Es lógico que el beticismo esté indignado por la deriva que ha tomado el club en los últimos meses, con el equipo hundido de manera lastimosa en la cola de la clasificación y unos dirigentes que se han visto superados por los acontecimientos cuando les ha estallado una crisis que ellos mismos han provocado por su incompetencia y falta de previsión. Es lícito, pues, el enfado de la afición bética, aunque son incomprensibles las demandas de 'dimisión ya' que se escuchan en algunos foros. El Betis quedaría en un limbo peligrosísimo en caso de que el actual consejo diera la espantá como algunas voces reclaman, pues lo que corresponde en estos momentos es dar la cara, aguantar el chaparrón y tratar de superar el calvario que queda con la mayor dignidad posible. Miguel Guillén, al que se acusaba de cuchara hasta hace escasas semanas, ha cogido cuchillo y tenedor y está al frente de las operaciones en los últimos días. Me consta que se está dejando el resuello por tratar de sacar al Betis del profundo pozo al que él mismo ha sido uno de los que lo ha empujado. Será muy difícil que tenga éxito porque la situación se ha complicado en grado extremo, pero hasta la próxima junta de accionistas -ya solicitada- es el actual consejo al que corresponde buscar soluciones. Irse ahora, como algunos insensatos reclaman, sería una acto de cobardía que los béticos cabales nunca perdonarían. No es momento de dimisiones.

  • 1