Local

Masacre de Al Qaeda en Argelia

La organización terrorista Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) golpeó de nuevo la capital argelina con dos con coches bomba que causaron 27 muertos y 67 heridos. La ciudad quedó sumida en un profundo estado de conmoción.

el 14 sep 2009 / 21:22 h.

TAGS:

La organización terrorista Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) golpeó de nuevo la capital argelina con dos con coches bomba que causaron 27 muertos y 67 heridos. La ciudad quedó sumida en un profundo estado de conmoción por la magnitud y la audacia de los ataques, en las zonas más vigiladas de Argel.

Según fuentes médicas, los dos ataques causaron 60 muertos, aunque el ministerio del Interior no reconoció más que 17 víctimas y 67 heridos. El primer atentado tuvo como objetivo la Corte Suprema y el Consejo Constitucional, situados uno al lado del otro en el barrio de El Biar, y el segundo se produjo ante la sede del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Hydra.

Un comunicado del ministerio del Interior afirmó que siete personas murieron en El Biar, mientras que las otras diez perdieron la vida en la sede de la ACNUR, entre ellas varios transeúntes, vecinos de la zona y empleados extranjeros de la ONU.

Estos datos sembraron la confusión en torno al número de víctimas mortales, ya que fuentes médicas y periodísticas hablan de 60 muertos y la ACNUR ha afirmado que diez de sus trabajadores fallecieron en la sede de la organización en Argel.

Las imágenes de destrucción difundidas por la televisión estatal han causado estupor entre la población y poco después de las explosiones las principales arterias de la ciudad aparecían prácticamente desiertas. Trabajadores municipales y miembros de protección civil limpiaban los escombros y buscaban posibles supervivientes.

Audacia. No deja de sorprender a la población la audacia de los terroristas, que eligen para sus atentados lugares estrechamente vigilados de la ciudad. Los barrios de El Biar e Hydra, entre los más elegantes de la capital, albergan numerosas embajadas, oficinas de grandes sociedades occidentales, ministerios y residencias de altos cargos del régimen, por lo que la presencia de las fuerzas de seguridad en sus calles es permanente.

El ministro del Interior, Yazid Zerhouni, recordó que en los últimos meses las autoridades habían reforzado la seguridad y advirtió sin embargo de que "no estamos a salvo de atentados de este tipo", al tiempo que pidió a los argelinos que "redoblen la vigilancia".

"Es un acto puramente criminal que no tiene nada que ver con reivindicaciones o actitudes políticas. Hemos vivido más de una década rodeados de sangre, fuego y lágrimas y parece que esto no ha terminado. Las autoridades deben actuar para protegernos", comentó Ahmed, un anciano del centro de Argel.

  • 1