Local

Mata a su mujer a tiros y luego se suicida en un camino rural

La pareja, de Benahadux (Almería), salió a cenar y sus hijos los echaron en falta

el 28 mar 2010 / 20:31 h.

TAGS:

Juan y Carmen, un matrimonio de mediana edad de Benahadux, un pueblo de Almería de 4.000 habitantes, salió a cenar en la noche del sábado dejando a los hijos en casa. Iban a ir a un pueblo cercano, y por eso cogieron el coche. Algo más tarde, los chavales dieron la voz de alarma. No habían regresado. Tras horas de búsqueda ayer, a las 15.30 horas, un pastor encontró sus cadáveres ensangrentados dentro de su coche, ocultos en un apartado camino rural de Lucainena de las Torres, un municipio próximo con menos de 700 vecinos. La primera hipótesis es que el hombre mató a su esposa y posteriormente se suicidó. Sería la cuarta mujer muerta a manos de su pareja o ex pareja en la comunidad en lo que va de año.

Según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil, el vecino vio el turismo y se asomó por la ventanilla. No se atrevió a tocar nada y llamó al Instituto Armado. Cuando los agentes se personaron en el camino, en un paraje conocido como Los Tostones, cerca de la principal carretera de acceso desde la N-340 entre Tabernas y Sorbas, confirmaron que los dos cuerpos estaban sin vida y que presentaban heridas de arma de fuego. Desde la Benemérita no quisieron confirmar si en el vehículo se encontró el arma homicida, ni si se trataba de una escopeta o una pistola, pero sí que insistieron en que "al 90%, por los indicios compilados, se trata de un caso de violencia machista".

La confusión fue total desde ese momento. Los agentes, impactados por la "dureza" y "violencia" de la escena, acordonaron la zona, mientras un refuerzo iba a comunicar lo sucedido a los padres de los fallecidos y a los tres hijos que tenía en común la pareja -de 16, 20 y 24 años-, que desde que comenzaron a preocuparse por la tardanza del matrimonio llevaban todo el día peinando las calles de su pueblo. Una vez que conocieron la noticia, un funcionario del Ayuntamiento de Benahadux llamó hacia las 16.40 horas al servicio de emergencias del 112 en Andalucía para que enviase a su vivienda del matrimonio un equipo de psicólogos para atender a sus allegados, según explicó el alcalde, Juan Tortosa. La Guardia Civil confirmó que, al cierre de esta edición, aún se estaba averiguando si la mujer muerta había interpuesto alguna denuncia por malos tratos o amenazas contra su pareja -camionero de profesión-, ni si sobre ésta pesaba alguna orden de alejamiento.

Tampoco los servicios sociales de su municipio pudieron determinar si la víctima había pedido asesoramiento sobre malos tratos en el consistorio. Sólo ha trascendido que, fuese como fuese su relación, los dos fallecidos siempre residieron juntos en los 25 años que llevaban en el pueblo.

Carmen trabajó en varias ocasiones en tareas del PER y, según Tortosa, "nadie esperaba algo así, porque nunca dieron problemas, se llevaban bien con todo el mundo. Ella nunca manifestó desavenencia alguna que pudiera dar a entender que hubiera algún conflicto", informa Efe. "Nadie da crédito", insistió.

Hoy se acabará la autopsia de los cadáveres, con lo que se aclarará la causa de la doble muerte. En Benahadux habrá pleno extraordinario y se guardarán cinco minutos de silencio.

Tres meses y cuatro muertas en Andalucía

Cuatro mujeres andaluzas han muerto a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año. En los tres primeros meses de 2010 han sido asesinadas cuatro mujeres en Andalucía, una más que el año pasado por estas fechas. El total de víctimas de la violencia de género en España, hasta el momento, asciende a 13.

En enero, Josefa R., de 45 años y vecina de El Cuervo (Sevilla), fue asfixiada hasta la muerte por su marido, que después se entregó a la Policía. En febrero, una chica boliviana de 26 años murió apuñalada en una calle de Almería también por su marido, que además le clavó una piqueta en la cabeza mientras se defendía. La Policía le arrestó más tarde. La tercera víctima de la violencia machista fue una mujer de 56 años, Julia Madruga, que murió hace apenas diez días apuñalada por su ex marido en un hospital de Huelva mientras estaba visitando a su madre enferma. De las tres primeras fallecidas, sólo la última había denunciado a su agresor por malos tratos. Julia se separó de su marido hacía una década y sobre él pesaba una orden de alejamiento.

  • 1