Local

Mata a su mujer y se suicida después

El asesino era un hombre de 73 años. La Guardia Civil investiga si una nota y un aviso a un familiar indican un pacto suicida de la pareja.

el 17 mar 2010 / 20:37 h.

TAGS:

Santiago, de 73 años y residente en Morata de Tajuña, pueblo madrileño de 7.400 habitantes, presuntamente mató de un tiro a su esposa, Francisca, de 85 años, y después se disparó con la misma arma, por lo que faleció al día siguiente en un hospital de la capital.

Los hechos ocurrieron el 2 de marzo pasado pero es ahora cuando se han dado a conocer. La Guardia Civil no tenía constancia de denuncias de malos tratos previos en la pareja.

Según fuentes del instituto armado, el matrimonio decidió terminar con su vida mediante un "pacto suicida". Antes de hacerlo dejaron dos cartas en las que explicaban su decisión.

Algunos vecinos han apuntado como hipótesis del crimen a una supuesta enfermedad terminal de la mujer.

El suceso se produjo en el domicilio conyugal, en la calle Callejón del Molino, situada en el centro del pueblo, a 38 kilómetros al sureste de la ciudad de Madrid.

El instituto armado y el servicio de Emergencias 112 no informaron en su momento a los medios de comunicación del suceso por considerar que se trata de un "suicidio pactado", aunque también tiene su vertiente como caso de violencia de género.

Algunos vecinos de las viviendas contiguas oyeron dos disparos aquel día.

A la espera de los resultados del análisis por los criminalistas del instituto armado, de mopmento se sabe que la pistola es muy antigua, semiautomática y del calibre 22, adelantaron fuentes de la investigación.

La Guardia Civil ha precisado que Santiago no tenía licencia de armas.

A pesar de vivir en el centro del pueblo y de que él tenía algún pariente en el mismo municipio, la pareja no era muy conocida porque ambos vivieron muchos años en Alemania.

En declaraciones a Efe, el alcalde del municipio, Valentín Mariano Franco Navarro, lamentó la muerte del matrimonio, que llamó antes a una sobrina para anunciar sus intenciones. "Dejaron algo escrito los dos", expuso el regidor.

Avisados de esas intenciones, los agentes acudieron al domicilio de la pareja, donde encontraron la puerta abierta y, ya en el interior, vieron a Francisca muerta de un tiro y junto a Santiago, ya moribundo, una pistola.

  • 1