jueves, 21 febrero 2019
14:47
, última actualización
Local

Mata a tiros a una juez y a un secretario judicial en Bruselas

Las pesquisas apuntan a un albanés descontento con una sentencia.

el 03 jun 2010 / 20:35 h.

TAGS:

Un policía belga vigilaba ayer una calle cercana al juzgado donde ocurrió el suceso.
La Policía belga busca a la persona que asesinó ayer a una juez de paz y a un funcionario judicial durante una audiencia en un tribunal del centro de Bruselas, un suceso que ha vuelto a abrir el debate sobre la seguridad en las instalaciones judiciales del país. El autor de los disparos huyó a pie del edificio, según confirmó en rueda de prensa el portavoz de la Fiscalía de Bruselas, Jean Marc Meilleur.


Las autoridades no han ofrecido por el momento detalles sobre el presunto asesino, quien fue visto por las pocas personas -unas cuatro o cinco- que se encontraban en la sala en el momento en el que abrió fuego contra sus dos víctimas. Según algunos medios de comunicación belgas, el responsable de las muertes sería un ciudadano con pasaporte albanés descontento por una decisión de la jueza. Sin embargo, Meilleur indicó que las autoridades no están en disposición de confirmar ni la nacionalidad ni el posible móvil del crimen. También explicó que, conforme a los primeros testimonios de los testigos del suceso, el hombre se encontraba en el interior de la sala y, al término de la sesión, disparó a la juez y a su secretario sin pronunciar previamente palabra alguna.


No obstante, Meilleur optó por no desvelar la identidad de las víctimas a la espera de que todos los familiares fueran informados previamente, pero sí confirmó que la magistrada era una mujer nacida en 1949. La Policía, que fue informada del tiroteo a las 11.23 hora local, bloqueó en un primer momento las calles aledañas que rodean al juzgado belga, situado en las inmediaciones del Palacio de Justicia de Bruselas, en pleno centro de la ciudad. De acuerdo con el portavoz de la Policía de Bruselas, Christian De Koning, el presunto asesino huyó a pie y está siendo buscado.


Mientras, el ministro belga de Justicia, Stefaan De Clercq, trasladó sus condolencias a los familiares y compañeros de los fallecidos, calificó el suceso de "drama inaceptable" y destacó: "Haremos todo lo que esté en nuestras manos para investigar y dilucidar este crimen". Durante su comparecencia, indicó que se trata de la primera vez en el país que un magistrado es asesinado en circunstancias similares y es algo que requiere "una respuesta muy clara". Sin embargo, y ante el debate abierto en Bélgica sobre la seguridad en los edificios judiciales, De Clercq subrayó que es imposible colocar policías y cámaras de seguridad en todas las salas de todos los juzgados del país.


La prioridad del Gobierno en este campo, precisó, es aumentar las medidas de seguridad en las cortes penales y no en los juzgados de paz, donde se tratan casos menores, habitualmente conflictos de comunidades de vecinos o divorcios. El ministro insistió en que el suceso de ayer no le hará cambiar de opinión y, por tanto, seguirá defendiendo una justicia "cercana" y "accesible". En los últimos años, las lagunas de seguridad en el sistema judicial belga han provocado varias fugas de cárceles y juzgados e, incluso, la evasió en 1998 del criminal más famoso del país, el pederasta y asesino Marc Dutroux.

  • 1