Cultura

Matilde Coral y Viento Sur buscan fondos privados tras el ‘no’ de la Junta

el 15 feb 2010 / 20:12 h.

Matilde Coral coge del brazo al presidente José Antonio Griñán, con Rosa Torres de fondo.

La Consejería de Cultura prefiere no explicar públicamente por qué no colaborará económicamente en la construcción del teatro-escuela de Triana –impulsado por Matilde Coral y la compañía Viento Sur Teatro–, a pesar de haberse comprometido en reiteradas ocasiones a respaldar este proyecto. “Lo que se tenga que decir al respecto, se le dirá a los promotores directamente”, se limitó a señalar a este periódico un portavoz del departamento que dirige Rosa Torres.

La negativa de la administración autonómica ha llevado a los impulsores de esta empresa a buscar nuevos socios en el sector privado. “Se está hablando con cajas, bancos y empresas para lograr algún patrocinador para las obras, porque la verdad es que ahora mismo estamos algo justos con el presupuesto”, dijo ayer a este periódico el arquitecto del proyecto, Manuel Rojo. Según explicó, el inicio de obras, previsto para abril, va a tener que retrasarse “un poco” –quizá a verano– mientras se encuentran más fondos. Y es que el presupuesto del teatro-escuela de Triana supera los tres millones de euros, de los que sólo están garantizados 400.000 euros del Ministerio de Cultura –100.000 ya entregados y gastados, y 300.000 que deben llegar en breve– y 35.000 euros del Ayuntamiento.

El arquitecto indicó que si se contara con todo el presupuesto, las obras durarían como mucho un año. Como esta opción es complicada, Rojo cree que los trabajos podrían prolongarse entre tres y cuatro años. “Lo ideal para iniciar la construcción con cierta tranquilidad sería contar, al menos, con un millón de euros listos”, añadió.El proyecto está dividido en tres fases. Ante la falta de recursos, los promotores tenían en mente iniciar primero las dos escuelas y dejar el teatro para más adelante.

Sin embargo, el Ayuntamiento desea que todo el proyecto arranque a la vez, por lo que ha querido remarcar su respaldo a Matilde Coral y Viento Sur. La portavoz municipal y delegada de Cultura, Maribel Montaño, aseguró a El Correo que el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y el PSOE se comprometieron en el programa electoral a poner en marcha en este mandato –que termina en 2011– la escuela-teatro de este barrio, por lo que el Consistorio “va a trabajar para que ese sea una realidad”.

“Mantenemos el objetivo de que el teatro esté para este mandato, pero, si no es posible, queremos que al menos las obras se pongan en marcha antes de que termine. Es complicado prever que el edificio estará listo a tiempo, pero lo importante es arrancar”, subrayó.

Montaño recordó que el Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS) concedió en 2009 a esta iniciativa una subvención de 35.000 euros, dentro del Plan Director de Espacios Escénicos, que ha permitido abrir salas como Fli, TNT o la de Salvador Távora, además de otras que han sido mejoradas. “Ahora vamos a hacer lo mismo con Triana”, aseveró la portavoz, que recordó que el Ayuntamiento ha cedido ya, para tal efecto, un solar en el Campo del Huevo, en la zona del Tardón.

La delegada recordó que tanto Matilde Coral como Viento Sur ya han recibido una primera ayuda de 100.000 euros por parte del Ministerio de Cultura, y que en breve percibirán otra subvención de 300.000 euros, con la que se va a poner en marcha la edificación de las escuelas.

“Nosotros vamos a hacer nuestra inversión en la zona central del proyecto, es decir, en el teatro propiamente dicho, ya que estos fondos proceden del Plan Director de Espacios Escénicos. Eso les dará más facilidad a Maite Lozano y a Matilde Coral para concentrar sus esfuerzos en sus respectivas escuelas”. montaño, comprensiva.

La intención del ICAS es que a la subvención concedida en 2009 de 35.000 euros le sigan en 2010 otras de mayor cuantía “si cabe”, siempre teniendo en cuenta que el máximo que puede recibir este proyecto es 100.000 euros anuales durante cuatro años. El objetivo es que “los trabajos no tengan que detenerse en ningún momento”.

Con respecto a la decisión de la Consejería de Cultura de no colaborar, la delegada dijo que no lo valora. “Somos comprensivos. La Junta también pasa por dificultades y tiene que priorizar y replantearse sus objetivos. El interés de la consejería era promover la escuela de danza de Matilde Coral por la dimensión andaluza que tiene. Así se lo manifestaron sus responsables a la artista y a mí misma. Quiero pensar que los esfuerzos que está haciendo Cultura en la ciudad, manteniendo sus aportaciones íntegras en la Orquesta Sinfónica y en el Maestranza, lo tiene ahora de menos para otras cosas, por lo que somos comprensivos”, concluyó.

Mas sobre este tema en el blog de Manuel Bohórquez.

 

  • 1