Matriculan a un grupo de niños utreranos en un colegio sin el consentimiento de sus padres

Los progenitores denuncian que el director del centro público Coca de la Piñera ha inscrito de oficio a 17 niños de 3 años sin su conocimiento

el 24 jul 2014 / 13:02 h.

Un grupo de familias utreranas se está viendo inmerso en una surrealista historia que tiene como protagonistas a sus hijos. El colegio público Coca de la Piñera ha matriculado a 17 menores de tres años sin conocimiento ni consentimiento de sus padres. Afirman que es algo «ilegal» y que la Consejería de Educación lo achaca a una decisión unilateral del director de dicho centro educativo, Juan Carlos Alcaide. Son familias que solicitaron plaza en los Salesianos pero no habían podido acceder porque la Junta eliminó una de las unidades de Infantil concertada en este centro. En la mayoría de los casos, habían sido reasignados en Coca de la Piñera, a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se pronunciase sobre las medidas cautelares que solicitaron la dirección del centro y los afectados al denunciar la reducción del concierto. El miércoles trascendió que el TSJA concedió las medidas cautelares y los niños podrán ir a los Salesianos. Los afectados conocieron lo ocurrido porque la dirección del colegio salesiano les comunicó que sus hijos habían sido matriculados en Coca de la Piñera. Según los padres, fue de forma unilateral cuando la escolarización a esa edad no es obligatoria. Ante las solicitudes denegadas en el centro elegido, la Junta está obligada a ofrecer otra plaza pero la decisión de formalizar la matrícula es de los padres. Según explicaron, desde el colegio les dijeron que era una orden de Educación. Sin embargo, la Junta lo niega y atribuye la decisión al director. Los padres aseguran que «nos comentaron que si rechazábamos la matrícula en ese colegio, nuestros hijos se quedarían sin poder acceder a ningún otro centro». Los perjudicados creen que el trasfondo tiene que ver con la falta de demanda en el colegio Coca de la Piñera, que tiene aulas libres de Infantil, por lo que «temen que la Junta le retire las unidades vacías, y hacen esto para evitar esa situación». Ante la rocambolesca historia, Alcaide afirma que fueron matriculados de oficio «para que nadie pueda decir que no tiene plaza» y subrayó que, tras el auto del TSJA, los niños entrarán en los Salesianos. Frente a la supuesta ilegalidad cometida, su respuesta se limita a «ya está todo arreglado» si bien los afectados no tienen constancia de ello. En los próximos días se van a celebrar reuniones en la Junta para abordar el caso de estos niños.

  • 1