Deportes

Mauduit opta por dejar el caso Puerta

El abogado Juan Manuel Mauduit ha decidido abandonar la representación de los padres del que fuera jugador sevillista Antonio Puerta, después de que estos hayan decidido rechazar el acuerdo económico que él había alcanzado con el club de Nervión.

el 15 sep 2009 / 22:56 h.

El abogado Juan Manuel Mauduit ha decidido abandonar la representación de los padres del que fuera jugador sevillista Antonio Puerta, después de que estos hayan decidido rechazar el acuerdo económico que él había alcanzado con el club de Nervión.

"Yo mantuve una reunión con los letrados del Sevilla -Óscar Cisneros y José María Cruz- y llegamos en principio a una solución, no vinculante, propuesta por los letrados, hace ya un mes", explicó a Europa Press. Los abogados de ambas partes establecieron ese acuerdo por el cual "el baremo de indemnización por el daño moral, en este caso para los padres, sería de algo más de 200.000 euros, pero ello es algo puramente orientador", aclaró Mauduit. "Yo me plantaba en 250.000 y ellos -los abogados del club- estaban, en principio, también conformes en darles esa indemnización".

Mauduit ya anunció en su día que se había cifrado en 250.000 euros la indemnización solicitada por los padres. Sin embargo, estos se han negado a aceptar esta cifra y optaron por dirimir el asunto mediante un pleito, algo con lo que Mauduit se mostró en desacuerdo, por las razones que él mismo explica: "Les dije que si gano este pleito, sería dentro de dos o tres años, pero no iba a conseguir más de lo que les iban a dar -sin necesidad de ir a juicio-, y no puedo llevar este asunto contra mis propias convicciones".

Riesgo, jurisprudencia... Mauduit, que dice no haber cobrado por su labor, añade otro aspecto a tener en cuenta. "Entre otras cosas, he abandonado el caso en la convicción de que se corre el riesgo de perderlo". Y es que, señala, existe jurisprudencia con un caso similar al de Puerta, acaecido en la Audiencia de Pontevedra, "con una conclusión jurídica por la que se establece que, conociendo el interesado los riesgos del padecimiento que tenía, y que había sido detectado con meses de anterioridad, él asumía ese riesgo con todas sus consecuencias, y no podía culpar de ello al club".

  • 1