Cultura

Mayte Martín se dejó el cante en el forro de la chaqueta

El cuerpo no estaba para boleros y canciones, pero fuimos al Lope de Vega a cumplir con nuestra obligación. Mayte no es unas castañuelas, precisamente, que es lo que necesitábamos anoche para quitarnos de la cabeza la muerte de Mario Maya.

el 15 sep 2009 / 15:53 h.

El cuerpo no estaba para boleros y canciones, pero fuimos al Lope de Vega a cumplir con nuestra obligación. Mayte no es unas castañuelas, precisamente, que es lo que necesitábamos anoche para quitarnos de la cabeza la muerte de Mario Maya. Se podría haber suspendido el concierto de la cantaora catalaña -anoche, cantante- pero no se hizo y tuvimos que tragarnos un recital de canciones de Mayte Martín con poemas del gran poeta malagueño Manuel Alcántara.

Precioso concierto musical y poético, por cierto, pero inadecuado para la Bienal de Flamenco. ¿Estuvo el director del festival en el estreno de esta obra en la Bienal de Málaga? Lo digo porque desde que dirige el festival sevillano lo habré visto dos veces en un evento flamenco de fuera de Sevilla. Por eso le han colado este gol al hombre. Y lo decimos con todo el respeto, que cuando canta flamenco, como me habrán leído decir algunas veces, en mi opinión es la número uno. Pero esa condición no le da derecho a venir a la Bienal de Flamenco a cantar boleros, tangos argentinos y canciones. La Bienal no se creó para eso, sino para el flamenco y los flamencos. Y Mayte Martín puede ser todo lo flamenca que quiera, que lo es, pero se ha equivocado de festival. Y el director de la muestra sevillana, de cantaora.

Encima, la gran artista se pasó todo el recital -le aguanté sólo cinco canciones- agradeciéndole al público que hubiera acudido a la cita sin saber lo que iba a cantar. Claro, porque cuando dan a conocer el programa de la Bienal y sus seguidores ven el nombre de Mayte Martín compran las entradas. Cuando ya están en el teatro y se encuentran con la estafa, son tan educados que se conforman.

Otros sabían a lo que iban anoche al Lope de Vega -los que leen los periódicos- y se quemaban las manos aplaudiendo, como es lógico, porque Mayte Martín es un ángel cantando boleros. Pero anoche, como dijo que el flamenco lo llevaba en el forro de la chaqueta, cantó sólo canciones tristes, melancólicas, sin ningún aire flamenco, que, en vez de del forro de la chaqueta, las sacó del forro del corazón para engordar el forro de su billetera. Si Mayte ha decidido hacerse cantante y dejar de ser cantaora es respetable. Lo triste es que la Bienal se gaste el dinero en lo que no es flamenco, defraudando a quienes vienen de tan lejos -o de tan cerca, qué más da- a disfrutar de lo jondo.

  • 1