sábado, 15 diciembre 2018
11:50
, última actualización
Deportes

Mbia, camerunés y capitán

El futbolista africano certifica su pase a la fase final de la próxima Copa de África, que se celebrará en Guinea Ecuatorial.

el 15 nov 2014 / 09:50 h.

Mbia Mbia, con su selección, disputa un partido ante Croacia. Foto: EFE. Por Nacho Pérez Desde que Mbia selló su compromiso con el Sevilla los últimos días del mercado veraniego, muchos sevillistas se preocupaban por el tiempo que el jugador camerunés estaría de baja con el equipo por la disputa de la Copa de África en los primeros meses del año. Esta circunstancia, unida a la fragilidad de una de sus rodillas, pareció no importarle demasiado a la secretaría técnica sevillista, que decidió volver a contratar a uno de los héroes de la pasada temporada a pesar de los hándicaps que sobre el papel supondría su fichaje por la entidad nervionense. El propio Mbia se dispuso desde el primer día a minimizar los posibles perjuicios que podría provocar su fichaje por el club. No tardó en conseguirlo. Entre finales de septiembre y principios de octubre, el jugador camerunés logró anotar cinco goles, algunos de muchísima importancia como el conseguido en Rijeka, igualando de esta forma sus cifras goleadoras de la pasada temporada. Muy pronto se convirtió en una pieza fundamental en los esquemas de Emery y logró acallar las críticas sobre su fichaje. El único aspecto negativo de su fichaje que no ha conseguido cubrir con su buen juego es su continuada presencia con la selección camerunesa. Mbia es también para su selección, que acumula fracaso tras fracaso en los últimos años, una pieza clave en el medio del campo. No es habitual que los futbolistas desprecien la llamada de sus selecciones nacionales y Mbia no quiere ser una excepción. Su selección ha vencido a la República Democrática del Congo, los leones indomables con lo que han certificado su presencia en la Copa de África que finalmente se celebrará en Guinea Ecuatorial entre los meses de enero y febrero. Es de vital importancia para la selección camerunesa conseguir el pase al torneo continental puesto que han estado ausentes en las dos últimas ediciones y fueron el primer combinado nacional eliminado del pasado Mundial de Brasil. Por ello, los técnicos de la selección pretenden no prescindir de ninguna de sus estrellas, tanto para los partidos de clasificación como para los de la fase final, donde esperan dar un golpe de efecto y llegar lejos en la competición. Aparte de estrella en su país, Mbia es uno de los capitanes, y por lo tanto, salvo que caiga lesionado, acudirá a la llamada de su selección. Mucho se habla en las últimas fechas de la necesidad o no del Sevilla de acudir al mercado de fichajes de invierno para reforzar el centro del campo. Mbia es causa principal de este runrún. Emery no podrá contar con el jugador camerunés para entre ocho y diez partidos dependiendo de los logros que consiga su selección en la cita continental, y Cristóforo, Iborra, Krychowiak y Banega serán los encargados de suplirlo mientras se encuentre en África. Si Camerún fuese eliminada en la fase de grupos, Mbia se perdería cuatro partidos de liga y otros cuatro de Copa del Rey. Si los leones indomables avanzasen hasta cuartos o semis, Mbia se perdería otro partido más de liga, y sólo en el caso de que su selección lograse llegar a la final del torneo se perdería diez partidos. En ningún caso se perderá partidos de la Europa League puesto que, de lograr el Sevilla la clasificación, los dieciseisavos de final de la competición se disputarían ya una vez que la Copa de África haya llegado a su fin. Puede que el partido ante el Levante del pasado fin de semana, en el que Emery no pudo contar con Mbia por acumulación de tarjetas, pudiera servir al técnico vasco para probar alternativas que trabajar en la ciudad deportiva cuando el camerunés esté en Guinea Ecuatorial disputando la Copa de África. Fue Banega el elegido por Emery para acompañar a Krychowiak en el medio del campo, una medida que también tomó en Lieja para darle descanso al exjugador del Queens Park Rangers y que en ambas ocasiones no ha producido buenos resultados, puesto que los dos partidos finalizaron en empate. Con el uruguayo Cristóforo aún asentándose después de una larga recuperación e Iborra lejos de contar para Unai con regularidad, sólo Krychowiak termina de convencer al público sevillista que en enero podrá presenciar el desenlace de una batalla por un puesto en el medio del campo en la que en principio, Banega llega con ventaja sobre sus competidores más por nombre que por rendimiento hasta la fecha. La marcha de Mbia debería ser un incentivo para estos jugadores, que tendrán siete partidos entre Liga, Copa del Rey y Europa League para convencer a Unai Emery de que son garantía para sustituir al camerunés.

  • 1