Deportes

«Me gusta la presión, cuando me pasan el balón no tengo miedo»

Recién llegado de Ucrania, el escolta estadounidense ha dejado ya en el Cajasol su impronta de 'francotirador', justo lo que necesitaba el club para salir del pozo.

el 15 sep 2009 / 23:57 h.

-Llama la atención que un anotador tan regular como usted no haya tenido ocasión de jugar nunca en la NBA.

-Así es. Cuando acabé mi formación de cinco años en la Universidad de Milwaukee no pude entrar en el draft y me sentí muy decepcionado, se me cayó el mundo encima. Quería dejarlo todo y quedarme en casa, con mi familia, pero mi padre me convenció de que siguiera y marché a Suecia, lejos de todo y de todos.

-Entonces tenía 23 años y su estreno europeo le llevó también a Grecia, pero luego volvió a su país, a la D-League. ¿Aún soñaba con alcanzar la NBA?

-Sí, jugué durante tres años seguidos la Liga de Verano de Las Vegas y el último, el de 2008 (para entonces ya había vuelto al Viejo Continente, a Italia y luego a Rusia), tuve una oferta de los Cavaliers. El sueño de la NBA estaba ahí, pero me llegó una oferta mejor de Kiev y tras consultarlo con la familia decidí quedarme.

-Su segunda experiencia europea, en el Teramo Basket, fue todo un éxito, ya que se convirtió en el máximo anotador de la Lega y le fichó el Khimki ruso.

-Sí, tuve éxito en Teramo porque era un equipo con muy buenos jugadores y jugábamos juntos como bloque. Cuando me llamó el Khimki, en febrero, no me lo pensé porque era un conjunto de más nivel con varios jugadores con experiencia en la NBA. También hubo interés por mí del Barcelona y del TAU, pero no sé lo que pasó al final y me fui a Rusia.

-Y tras el paso por Ucrania, llega por fin a la ACB y a Sevilla, donde está dejando muy buena impresión. ¿Satisfecho de sus dos primeros encuentros?

-El baloncesto es lo mismo en España que en América, lo que importa es que estés a gusto en el equipo y que el equipo esté a gusto contigo. Sé que puedo mejorar mucho y no me voy a arrugar. Me gusta la presión y cuando me pasan el balón no tengo miedo a fallar.

-Se le vio ante el iurbentia una especial sintonía con Andrés Miso, con el que realizó varias jugadas de mérito...

-Sí, me llevo bien con él y me gusta cómo lo hace de base y su facilidad para pasar el balón. Todos los compañeros son magníficos y cuanto más juntos estemos, mejor equipo seremos.

-Por cierto, usted también ha jugado de base en muchas ocasiones, cuando militaba en los Arkansas RimRockers e incluso en su paso por Italia...

-Sí, es cierto que a veces he actuado de base, también en mi época universitaria, pero prefiero jugar de escolta tirador.

-Supongo que es consciente de que al Cajasol le quedan nueve finales para asegurar la permanencia. ¿Cree que el equipo está capacitado para salir adelante?

-Creo que la clave es ganar todos los encuentros en casa (faltan por venir a San Pablo Murcia, Gran Canaria, Fuenlabrada y Estudiantes) y tenemos que intentar ganar dos fuera. Calculo que con cinco victorias nos podemos salvar. Tenemos buenos jugadores y creo que lo podemos conseguir.

-Y a usted le toca asumir el rol de líder del equipo...

-El equipo tiene varios jugadores que pueden ser líderes y yo puedo ayudar a que juguemos mejor porque me gusta jugar bajo presión y darlo todo.

-El primer escollo, en Badalona ante el DKV, al que precisamente se enfrentó usted con el Khimki en la Copa Uleb. Les dieron un repaso...

-Sí, lo recuerdo. Sé que Rudy ya no está, pero Ricky Rubio es un joven muy bueno, Moiso estuvo en la NBA, y el base Mallet también es bueno. Tendremos que jugar como equipo y duros para vencer.

-¿Y qué otros jugadores de la ACB conocía antes de venir?

-Conozco a Pooh Jeter (Murcia), a Marcus Faison (se acaba de ir de Menorca), a Kenny Gregory (Pamesa) y a Marcus Haislip (Unicaja).

  • 1