Local

«Me parece un escándalo que los informativos editorialicen»

Carmen Enríquez denuncia la falta de ética en la profesión periodística.

el 19 nov 2009 / 21:34 h.

Más alto pero no más claro: "Hay que hacer una información honesta, no opinativa". La presidenta del Club Internacional de Prensa (CIP), Carmen Enríquez, optó por hacer un llamamiento ante la situación en la que se encuentra la profesión periodística, a la que calificó de "lamentable", y reivindicó una mayor ética entre los profesionales de la comunicación.

Con motivo del centenario de la Asociación de la Prensa de Sevilla (APS), la periodista almeriense ofreció ayer una conferencia en la que puso en entredicho las bases del periodismo. Mientras que por un lado reconoció la imposibilidad de trabajar en medios independientes dada la mediatización del sector, Carmen Enríquez destacó la falta de ética entre los periodistas, pues "olvidamos los puntos éticos de los informativos, donde cada vez es mayor la mezcla de información y opinión", y resaltó que no sólo ocurre en las cadenas públicas sino también en las privadas.

"Parece que si no dejas clara tu opinión, la información se devalúa". La falta de respeto a la intimidad y la privacidad de las personas fue otro de los temas tratados por la periodista, que habló sobre el acoso al que personalidades públicas se enfrentan, con el único objetivo de conseguir que la persona pierda los estribos y aumentar la audiencia.

O el uso de cámaras o micrófonos ocultos que, mientras que en otros países su uso está restringido a perseguir a presuntos terroristas, aquí se usan cada día. "Hay que establecer unos parámetros, no es ético asaltar la privacidad de la gente", afirma Carmen Enríquez. "Algunos lo llaman neorrealismo televisivo; para mí sigue siendo telebasura". No sólo se trata de una cuestión de gustos por parte del espectador, que es quien tiene siempre la última palabra, sino que gracias al share de audiencias queda de manifiesto que estas fórmulas televisivas baratas pierden adeptos. "Amar en tiempos revueltos, por ejemplo, coincide en la franja horaria con un programa telebasura, y la serie sigue siendo líder semana tras semana", reflexiona.

La situación en la que se encuentra inmerso el periodismo en la actualidad no permite, además, mejorar la profesión. La dependencia de los medios de comunicación de factores económicos o políticos reducen la capacidad de acción del periodista. "El periodismo vive momentos complicados desde muchos aspectos, pero es necesario recordar esa ética profesional que debería existir para hacer un trabajo serio, riguroso, independiente y veraz", afirma.

Hace referencia así a la imposibilidad de conseguir un trabajo remunerado dignamente. "Ahora no interesa la calidad, sino contratar a mucha gente joven moldeable", denuncia Carmen Enríquez, haciendo referencia a los contratos temporales, a los salarios ínfimos y a la explotación horaria a la que se ven expuestos los licenciados en Comunicación. "Ahora se reduce la plantilla, se prejubilan a un número de empleados y se contrata, por la mitad de sueldo, a gente joven", declara Carmen, criticando el abaratamiento de los puestos que fomenta la renovación de la plantilla en los medios.

  • 1