jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

“Me rebelo contra mi jefe; del color que sea”

Una profesora y madre explica los motivos que le han llevado a secundar la huelga y a no llevar a sus hijos al colegio como protesta

el 24 oct 2013 / 22:19 h.

TAGS:

“Están pasando cosas muy serias en la Educación y la gente que entiende de esto sabe perfectamente que no va a haber marcha atrás. No sé si la Lomce será mejor o peor, pero no puede haber una ley nueva cada vez que hay cambio de Gobierno. No es bueno ni para los alumnos ni tampoco para el profesorado”. Quien habla es María, que no fue ayer al instituto sevillano donde imparte clases de Lengua y Literatura. Tampoco sus hijos acudieron al Huerta de Santa Marina a recibir las propias. La huelga se le antoja como el único mecanismo para decirle a su jefe, “sea del color político que sea” que no está de acuerdo con lo que está pasando en un sector sometido a continuos cambios normativos. Es consciente de que mucha gente critica la huelga como mecanismo de protesta porque no comulga con las organizaciones sindicales que la convocan, “pero hasta que no se encuentren otras vías alternativas, esta es la única que tenemos para decir que lo que hay no nos gusta”. María asegura que “si lo que quieren es ser más competitivos [tal y como esgrime el Gobierno de Mariano Rajoy para cambiar por enésima vez la ley], hay que dar impulso a un proyecto a medio o largo plazo, “ya sean unos u otros”. Por eso, por una continuidad en las políticas educativas y un rechazo absoluto a los recortes en la enseñanza pública, es por lo que secundó el paro convocado por la comunidad educativa. Sobre los compañeros que no hicieron como ella, no quiso cargar las tintas. “No me puedo meter en lo que cada uno decide hacer en una circunstancia como esta, aunque sí es cierto que vamos a perder más a lo largo de nuestra vida con medidas como esta que con un día de huelga, pero ya digo, que cada uno que haga lo que quiera”.

  • 1