martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Cultura

Mecidos a dúo

el 21 jul 2010 / 17:40 h.

Ya deberían estar pensando el especialista en cuerda pulsada Juan Carlos Rivera y la soprano Mariví Blasco -por cierto, dos musicazos sevillanos- en llevar al disco un reflejo del recital que tan bien llevan preparado y que presentaron el martes en las Noches del Alcázar.

En el concierto, de un intimismo y una sobriedad con instantes casi mágicos y dicho en un suspiro de 60 minutos, hubo momentos  memorables como la interpretación de Per un bacio, de Strozzi, donde Mariví Blasco, con su personal timbre y con una pureza estilística aplastante, lució su centro vocal, denso y terso. En Monteverdi hubo más dramatismo que agilidades, pero bien valió el acercamiento cuando se hace con tal carga expresiva.Los dos bloques de música española -consagrados a José Marín y Juan Hidalgo- tuvieron luz propia, con una ejecución de Ojos, pues me desdeñáis cálida y leída con un vibrato natural digno de todo encomio.

En ellós el dúo pareció crecerse, acaso por la soltura de unos pentagramas mucho más directos que los italianos. En conjunto sólo echamos en falta un protagonismo mayor de Juan Carlos Rivera, quien asumió un segundo plano de acompañante y no ofreció ninguna pieza sin el concurso de la voz. Pese a todo, una propuesta importante de la escena musical sevillana, más allá de la pura circunstancia.

  • 1