viernes, 19 abril 2019
06:51
, última actualización

Medel rechaza también que los curas mantengan los privilegios

El presidente de Unicaja, Braulio Medel, advierte de que no entrará "en ninguna entidad sometida a singularidad".

el 15 oct 2009 / 21:12 h.

Como siempre que habla, sentencia, y ayer volvió a hacerlo. El presidente de Unicaja, Braulio Medel, señaló que la reforma de la Ley de Cajas de Andalucía, que los partidos políticos negocian actualmente sobre un borrador de la Junta, "no debe asfixiar el principio constitucional de libertad de empresa y autonomía empresarial", y advirtió, asimismo, de que no entraría en una entidad sometida a "singularidad".

 

¿Qué quieren decir estas palabras? Pues que el cajero malagueño no está dispuesto a admitir que el Cabildo de Córdoba siga manteniendo sus privilegios en la fusión de Unicaja-Cajasur una vez que ésta pase el periodo transitorio -lo pactado con Cajasur para la fusión, pactado está, pero no ir más allá-. Y, asimismo, que Medel renunciaría a tal unión si los canónigos perpetuaran sus prerrogativas en la futura Unicajasur, que incluiría también a Caja de Jaén.

Aunque en un primer borrador la Consejería hacía mención expresa al respeto a esa singularidad, en el que ahora está sobre la mesa deroga la disposición que, en la ley vigente, reconoce las prerrogativas del Cabildo.

Pero Medel también cargó contra la intención de la Junta de regular en exceso el funcionamiento de las entidades financieras, tanto en su régimen interno como en el de las operaciones de futuro.

Al acudir a presentar el libro Unicaja ciento veinticinco años, 1884-2009, aseguró que "una ley no puede ser o sustituir a los estatutos o al manual de funciones de una empresa porque se vería constreñida en su funcionamiento; una ley deber ser lo suficientemente genérica para que permita ese ámbito de autonomía empresarial". "La entidad en la que entre Unicaja será una entidad sometida al régimen general y no a ningún tipo de particularidad, singularidad, especialidad o especificidades", apuntó.

Añadió que "en cualquier fusión y regulación tiene que quedar claro que una empresa es una empresa. No caben muñecas rusas donde dentro de una empresa hay otra y dentro de ésa, otra" y que una empresa "no debe facilitar la existencia de compartimentos estancos".

El directivo señaló que "Unicaja no podría entrar en una fusión sometida a parámetros que dificultaran fusiones ulteriores u operaciones corporativas ulteriores" y que no se puede "cegar a esta entidad ese futuro en defensa de los intereses de la propia empresa", aunque dijo estar "seguro de que la ley no va por ahí". Sobre la autonomía empresarial, explicó que se refería al régimen de nombramientos y funcionamiento. "Hay cosas que son de ley y cosas en que la empresa necesita flexibilidad suficiente para ejercer soberanía en su terreno" y la adaptación "necesaria" a los tiempos.

Sobre la ampliación de mandatos hasta 2013 barajada de cara a la nueva ley y sus aspiraciones al respecto, aseguró que "cualquier comentario siempre se interpreta sobre la óptica de que opina en función de sus intereses", por lo que "por elegancia formal" no se pronunció. Recordó que la reforma "tiene doble objetivo: posibilitar fusiones que sin esa reforma serían difícil y tocar algún aspecto de actualidad que puede venir bien para el futuro como ser menos exigente para la emisión de cuotas participativas" o clarificar el alcance de la competencia autonómica en materia de fusión e introducir en la ley sistemas institucionales de protección

  • 1