Deportes

La triste y cruda realidad: el Betis va último

Fue mejor que el Barça durante media hora, pero luego se descompuso y el líder lo goleó sin excederse en el esfuerzo.

el 10 nov 2013 / 21:54 h.

Sara, desolado tras uno de los goles del Barcelona / Paco Puentes (EFE) Sara, desolado tras uno de los goles del Barcelona / Paco Puentes (EFE) Acabó el partido contra el Barcelona, que como era de prever no sólo ganó al Betis sino que además lo goleó, y la afición verdiblanca despidió a su equipo con una ovación poco acorde con el 1-4 que constaba en el marcador. En realidad, los seguidores habían dedicado los cinco últimos minutos del desigual duelo a cantar el himno y aplaudir a los suyos, como si los dígitos del resultado estuviesen al revés. El orgullo de los béticos está muy bien y sin duda debe de ser un factor más para que los futbolistas no se precipiten en el hondo abismo de la desmoralización, pero la realidad no entiende de sentimientos por un escudo. Y la realidad es que el Betis, al final de la jornada número trece, va último en la clasificación de Primera y por tanto es el peor equipo de la categoría. Ha perdido ocho de esos trece encuentros y ha encajado el doble de los goles que ha marcado (24/12), así que su ubicación no es casual. Se podrá aludir a la suerte (la mala), a las bajas (que las hay, y en abundancia) y a los árbitros (en menor medida que otros años), pero también influyen el mal juego, la endeblez defensiva y la casi total ausencia de tino ofensivo. El resultado es que el Betis sólo ha sumado 9 puntos y llegará al derbi en una ominosa posición que además lo condena a vivir dos semanas extremadamente complicadas. En el fondo, el Betis fue un equipo valiente, pero la osadía tornó en locura y la locura en suicidio. Los verdiblancos ofrecieron media hora espectacular, seguramente la mejor de la temporada, impropia de un colista. Fiel a sus ideas, apegado al espíritu que ha permitido que su equipo haya crecido de manera ininterrumpida durante tres temporadas y que en efecto le sirvió para estorbar al Barça en la mayoría de sus enfrentamientos previos, Pepe Mel lanzó a los suyos a por el rival en plan kamikaze. Presión en la frontal del área de Valdés, los tres mediocentros muy encima de sus pares, la defensa en el centro del campo... Quien esperase un Betis temeroso y cobarde se equivocaba. Por ejemplo, el Barcelona, que se encontró con que un rival en puesto de descenso le peleaba la posesión y se aproximaba a su portería con más asiduidad de lo que acostumbra a ver Valdés. El Betis, de hecho, acabó rematando más veces en todo el partido (16 contra 11), pero los dos lanzamientos que podrían haber modificado el rumbo de la batalla no acabaron donde tenían que acabar, en la red, sino en el cuerpo de Valdés, hoy por hoy el mejor portero español. Los chuts correspondieron a Jorge Molina y Juan Carlos. Acontinuación se lesionó Messi, que no había hecho absolutamente nada, y poco después el Barça hizo al fin algo, pero Neymar estropeó la ocasión con con un cabezazo bastante flojo. El partido se acabó unos minutos más tarde. En cuanto el Betis, exhausto por el ingente esfuerzo, dejó de correr hacia atrás, el Barça halló los huecos que su lento fútbol no le permitía inventar. Un pase de Song a Cesc, con posterior asistencia a Neymar, y un contraataque protagonizado en exclusiva por Pedro, con un carrerón de 70 metros, colocaron al Betis delante de su triste realidad, como un muro imposible de superar, como una piedra que ya nadie va a levantar. 0-2 y encuentro finiquitado. Lo supieron los futbolistas, lo supieron los aficionados y lo supo Mel. Después de efectuar media hora digna de un candidato a Europa, el Betis perpetró una hora de lo que es a día de hoy: candidato al descenso. Descompuesto en defensa, con un balance defensivo muy pobre, el equipo heliopolitano trató de mantenerse con orgullo en el campo. Nono se topó con el poste, porque cuando las cosas no salen, pues no salen y ya está, y acto seguido volvió el control azulgrana, por mucho que el canterano o Xavi Torres intentasen aprisionar a Iniesta o Xavi. Cesc, que no es un nueve pero marca goles como si lo fuese, convirtió la cómoda superioridad visitante en un par de dianas y Jorge Molina, en última instancia, rescató un poco de honor para los suyos. Pero no es suficiente. El Betis, ahora sí, cierra la tabla y así llegará al derbi. REAL BETIS: Sara; Steinhöfer, Caro, Jordi Figueras, Nacho; Xavi Torres, Nono (Matilla, m.75); Vadillo, Verdú (Chuli, m.63), Juan Carlos (Dídac, m.67); y Jorge Molina. FC BARCELONA: Valdés; Alves, Puyol, Bartra, Montoya; Xavi, Song, Cecs (Sergi Roberto, m.80), Pedro; Neymar (Tello, m.74) y Messi (Iniesta, m.20). Goles: 0-1, m.35: Neymar. 0-2, m.37: Pedro. 0-3, m.63: Cesc. 0-4, m.79: Cesc. 1-4, m.92: Jorge Molina, de penalti. Árbitro: José Luis González González (Comité Castellano-Leonés). Amonestó a los béticos Juan Carlos (m. 55), Nono (m. 66) y Xavi Torres (m. 76) y a los visitantes Valdés (m. 18) y Alves (m. 91). Incidencias: Partido de la decimotercera jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Benito Villamarín ante unos 45.000 espectadores. Terreno de juego en malas condiciones. Antes de partido se guardó un minuto de silencio por las víctimas del tifón en Filipinas.

  • 1