jueves, 15 noviembre 2018
09:50
, última actualización
Local

Medio Ambiente no ve "motivos de alarma" en la 'boina' de contaminación

Hábitos agrícolas como la quema de parafina para proteger la flor del  naranjo y del melocotonero ha provocado "ese humo tan oscuro y tan  denso".

el 16 feb 2012 / 12:21 h.

TAGS:

La Consejería de Medio Ambiente no ve "motivos de alarma o preocupación" en el episodio de contaminación sufrido estos días en la ciudad de Sevilla, donde la falta de lluvias y las bajas temperaturas nocturnas han provocado un fenómeno de 'inversión térmica', produciéndose sobre la capital andaluza una 'boina' negra de contaminación.

En este sentido, el consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, en declaraciones a los medios después de presentar el nuevo Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica en Andalucía, ha señalado que los puntos de control de la Administración autonómica "no han detectado alteraciones" en los registros "habituales, constantes y permanentes" que realizan sobre la calidad del aire.

"Las torres de control no reflejan datos algunos para que existan motivos de preocupación o alarma", ha añadido. Por su parte, el delegado provincial de la Consejería de Medio Ambiente en Sevilla, Francisco Javier Fernández, ha explicado que la 'boina' de contaminación ha sido motivada, principalmente, por la falta de lluvia, las bajas temperaturas que se han sufrido en la provincia y por una serie de prácticas y hábitos agrícolas como la quema de parafina para proteger la flor del naranjo y del melocotonero, que ha provocado "ese humo tan oscura y tan denso".

En este sentido, cabe recordar que la 'inversión térmica', fruto de la falta de lluvias y del episodio anticiclónico de estos días atrás vividos en la provincia de Sevilla que provoca la ausencia de nubes y el enfriamiento de las capas de la atmósfera más cercanas al suelo, ha producido sobre la capital y su área de influencia una 'boina' negra de contaminación, cuyos efectos, según indicó a Europa Press el investigador de Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y experto en contaminación del aire Xavier Querol, pueden agravar las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y cerebrovasculares; así como aumentar los riesgos de la contaminación por emisiones durante ese periodo.

La no existencia de nubes provoca que por las noches el aire que se ha calentado durante el día suba en altura, encontrándonos entonces con el hecho de que el aire más cálido ha ascendido y el aire frío en las capas más cercanas al suelo. Cuando el aire de las capas más altas presenta una temperatura superior que el de las capas inferiores se produce la 'inversión térmica'.

Según el delegado provincial, la calidad del aire "comienza a tener problemas" por la falta de lluvia y porque "se acumula la contaminación". Sin embargo, ha descartado que "haya habido un peligro extraordinario por este episodios más allá del normal".

Por otro lado, ha explicado que este tipo de prácticas agrícolas, dentro de la normalidad de la actividad agraria, se hace "en las zonas de los melocotoneros de la Vega, en los naranjos de la Algaba, en la parte dedicada a los frutales de la provincia, sobre todo, en la parte norte de la ciudad".

  • 1