lunes, 17 diciembre 2018
08:15
, última actualización
Economía

Medio millón de hogares andaluces sin un trabajo

El drama laboral está presente en el 45% de las familias andaluzas; en el caso de Sevilla, son 109.000 con todos sus miembros en paro.

el 29 abr 2014 / 23:15 h.

sae La Encuesta de Población Activa trae sus datos positivos, pero tras las frías estadísticas están las personas, que no son números y números. Lo peor, las familias donde nadie encuentra un trabajo y el desempleo juvenil. Éste trae de cabeza a las instituciones, de ahí el programa especial que prepara la Unión Europea (UE) y el concebido y aprobado ayer mismo en el Consejo de Gobierno por la Junta de Andalucía. 505.400 hogares andaluces se encontraban en el primer trimestre con la dramática situación de que todos sus miembros activos carecían de trabajo, un 21,71 por ciento de todos los que al menos tenían una persona en edad y disposición para trabajar (2.327.200). La comparación con el trimestre anterior revela un sustancial aumento, por cuanto entonces eran 487.500, pero una rebaja del 0,98 por ciento en la comparación interanual. Si sumamos los hogares que combinaban familiares con y sin ocupación (505.400 más 543.900), el paro está presente en un 45,08 por ciento de las casas que tienen algún activo –826.400 carecían de integrantes mayores de 16 años y con manifiesta predisposición a buscar un trabajo; por ejemplo, aquellos compuestos tan sólo por jubilados, estudiantes, amas de casa, pensionistas por incapacidad, etcétera–. En el caso de la provincia sevillana, el desempleo se adueñaba por completo de 109.000 familias, frente a las 104.700 que revelaba la estadística de la EPA para el último tramo de 2013. Tal volumen representaba el 20,26 por ciento del total. Y, como en el análisis anterior, si agregamos los hogares en los que existen parados y ocupados (135.800), la negrura laboral se cierne sobre el 45,51 por ciento de las familias –sin contar con 171.300 hogares inactivos–. En el conjunto del Estado, los hogares con todos sus miembros en el desempleo fueron 1.978.900 –53.100 más que en el trimestre anterior o el 2,7 por ciento, aunque 33.900 menos que un año antes, o un 1,7 por ciento–. El porcentaje, el 14,83 por ciento sobre el total de familias con algún miembro en activo, es significativamente menor que los promedios arrojados para Andalucía y Sevilla. Y el drama del desempleo juvenil. 381.500 de los 1.403.400 desempleados de la comunidad tenía entre 16 y 29 años, un 6,03 por ciento menos intertrimestral y un 6,68 por ciento interanual. El siguiente tramo de edad de la encuesta, entre los 30 y los 44 años, arrojaba 571.600, y 447.600 para el comprendido entre los 45 y 65, según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Precisamente estos últimos son los que contabilizan una peor evolución en el último ejercicio. Otro de los principales apartados de la EPA es el que analiza la evolución de los trabajadores públicos, sobre todo teniendo en cuenta el recorte de las administraciones desde que comenzara la crisis económica. Para Andalucía, la estadística revela 642.600 empleados públicos para el periodo enero-marzo, el 0,71 por ciento menos que en el cuarto trimestre de 2013. Sin embargo, en un año registra un aumento del 1,26 por ciento. ¿Qué cabe esperar de los siguientes trimestres? El segundo del año es tradicionalmente bueno para el empleo en Andalucía por el tirón de las campañas agrícolas y, especialmente, del turismo, y éste también beneficia al tercero. Eso sí, acabado tal empuje, el paro vuelve a crecer. Los expertos vaticinan que la recuperación económica ha llegado pero sin lanzar las campanas al vuelo. Se creará empleo neto en 2014, aunque no con algarabías.

  • 1