Local

Mejor un crucigrama que un juego de ordenador

el 08 may 2010 / 20:27 h.

TAGS:

No hace falta gastarse un dineral para mejorar nuestra capacidad cognitiva. Hacer crucigramas, sudokus o sopas de letras es mucho más beneficios para nuestra actividad mental que cualquier juego de ordenador o las tan utilizadas maquinitas, según afirma el responsable del departamento de I+D+i del Centro Rehabilitación del Daño Cerebral (Crecer) y profesor de la facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla, José León-Carrión.

En su opinión, juegos como el brain-training "no son ni buenos ni malos, pero para las personas mayores con problemas de memoria, que no tienen actividad mental, lo ideal es que hagan crucigramas, sopas de letras o pasatiempos de estas características para mantener activo el riego sanguíneo".

Este experto aclara que siempre hay que elegir juegos que tengan cierta dificultad, que requieran un poco de esfuerzo para que cumplan su objetivo. Respecto de los juegos de ordenador y de maquinitas indica que al final te obligan a actuar con rapidez, con lo que, según admite, sí se aumenta el tiempo de reacción, "pero no la capacidad de comprensión, ni la de resolver los problemas". León-Carrión aclara que él no rechaza los juegos del tipo de brain-training, "pero pueden incluso llegar a crear adicción, te enseñan a trabajar de forma irreflexiva y a responder de forma mecánica".

Este profesor de Psicología de la Hispalense insiste en que hay que apostar por la reflexión y por el análisis para así ser capaces de resolver los problemas de forma adecuada. Por ello es algo reticente a abusar de internet. "Muchos estudiantes están acostumbrados a realizar sus trabajos cortando y pegando datos que recopilan en la red, pero son incapaces de explicar los conocimientos que han adquirido, lo que significa que no han aprendido nada, que no han reflexionado ni analizado la información, y esto es un retroceso para la inteligencia, porque no se trabaja lo suficiente", advierte este experto que remarca que las personas tienen que pensar.

  • 1