miércoles, 19 diciembre 2018
03:41
, última actualización
Deportes

Mejoría insuficiente en Gran Canaria

El Baloncesto Sevilla mejoró en algunos apartados estadísticos pero las pérdidas de balón y no cerrar el rebote fueron claves en la derrota

el 06 ene 2015 / 11:37 h.

Imagen Ramón Lecumberri, campeón en K-1 juv (16614471) Después de la sangría sufrida en los últimos partidos ligueros, el CB Sevilla experimentó una ligera mejoría ante el Herbalife Gran Canaria. Los de Scott Roth subieron el nivel, algo que tampoco era muy complicado vistas las prestaciones ofrecidas ante Andorra, Laboral Kutxa y Bruixa D’or. En líneas generales, mejoraron los números de los sevillanos, sobre todo de cara al aro (subió el porcentaje de acierto en tiros de dos y de tres), pero dicha evolución fue insuficiente para volver a la senda de la victoria y abandonar el farolillo rojo de la competición. Las pérdidas de balón y los rebotes ofensivos del rival lastraron a un CB Sevilla que se ahogó en la orilla después de mucho nadar malgastando dos posesiones para decantar el partido a su favor al final. Durante la presente campaña, los sevillanos han perdido una media de 13 balones por encuentro. Dicha cifra casi se dobló en el Gran Canaria Arena, donde los pupilos de Roth no cuidaron lo suficiente el balón y acumularon la friolera de 24 pérdidas, el peor registro de la temporada. En lo que a los rebotes ofensivos se refiere, la tendencia fue similar. Los canarios capturaron 17 rebotes ofensivos, 8 más que los que acostumbra a ceder de media el CB Sevilla, como consecuencia de la poca solidaridad de los jugadores exteriores en el rebote defensivo, ya que en un alto porcentaje fueron capturados por jugadores bajitos. De haberse arreglado esta importante vía de agua, la victoria no se hubiera escapado tras ir buena parte del choque por delante en el luminoso para acabar cayendo por un punto. Desde el banquillo se intentaron buscar soluciones desde el minuto uno tras las pésimas actuaciones de un equipo que no acaba de encontrar su norte. De salida, Roth planteó una variante en el quinteto e introdujo a Woodside en detrimento de Radicevic, que estaba siendo el termómetro del equipo y al que se vio falto de confianza en su juego y, por lo tanto, poco efectivo en pista al no salir de inicio. No fue ese el único cambio en los esquemas del técnico americano. Los minutos de Álex Urtasun, que estuvo poco afortunado en el partido, disminuyeron a favor de Derrick Byars, que estuvo discreto en ambos lados de la cancha. En apariencia, Roth intenta volver a encontrar una configuración que funcione mejor que las que ha utilizado en las pasadas cinco jornadas. Y pese a todo hay que destacar que el Baloncesto Sevilla tuvo durante 39 minutos en jaque al octavo clasificado de la ACB, pero faltó la puntilla para cerrar el partido a su favor.

  • 1