Deportes

Mel ensaya con un once revolucionario y pide calma

El técnico prueba con Juanma y Nacho como interiores y recupera a Miki Roqué como titular en la defensa junto a Dorado.

el 09 feb 2011 / 12:07 h.

Pepe Mel, con varios de sus hombres.
El Betis no va bien y Pepe Mel empieza a darle vueltas a la cabeza para encontrar la fórmula que permita a su equipo reencontrar el fútbol que lo llevó al liderato destacado no hace tanto. Ayer por la mañana, en el último entrenamiento de la semana a puerta abierta, el técnico ensayó con un once revolucionario que confirma su intención de abrir el campo y recuperar las bandas después de un par de encuentros en los que el Betis se obstinó en atacar por el centro, con el resultado que ya todos conocen. La mayor novedad, de hecho, era la presencia de Juanma y Nacho como interiores. El extremeño, víctima de varias lesiones, no ha sido titular en toda la temporada en la Liga, mientras que el malagueño lo ha sido casi siempre pero como lateral izquierdo. Su condición de titulares en el ensayo fue en perjuicio de Beñat y Ezequiel, al menos respecto al once contra el Recreativo.

Con Beñat fuera de la formación, el doble pivote que se vio era el compuesto por Iriney y Salva Sevilla, de manera que Rubén Castro y Jorge Molina actuaron como pareja atacante. En este recuperado 4-4-2, la defensa estuvo integrada por Isidoro, Miki Roqué (en lugar de Belenguer), Dorado y Fernando Vega. Las novedades son la presencia de Miki, en quien el míster piensa como titular en cuanto ha salido de su lesión muscular, y Vega, titular sólo un par de veces, la última frente al Villarreal B.

En todo caso, el Betis aún tiene por delante otros tres entrenamientos, todos a puerta cerrada, en los que Mel acabará de perfilar el once. De momento, Emana no aparece como titular en los ensayos, aunque el médico da el visto bueno a su reaparición. "No se trata de forzar. En una lesión ósea, así que si la fractura se ha consolidado, lo demás no tiene historia. Él ha soportado tres cargas completas de trabajo y ha respondido bien", defendió el doctor Tomás Calero.

EL MENSAJE DE MEL. Además de rebuscar un once competitivo, Mel también tiene tiempo para pedir calma ahora que ve el ambiente revuelto por tanta derrota. "Los jugadores están tranquilos y lo que quiero es que el entorno también lo esté. El Betis consigue las cosas con sufrimiento, algo que yo decía cuando íbamos primeros y me llamaban agorero. Hemos perdido un poco el paso del desfile, pero se recuperará", advirtió Mel, que ayer mismo almorzó con José Antonio Bosch. "Al equipo le da igual quién es el patrón que gobierna el barco, sólo quiere llegar a puerto, que es Primera", reflexionó. Lo mismo dicen sus hombres si se les pregunta por la ley concursal, por cierto. "En verdad es que no ha pasado nada. Hemos perdido tres partidos seguidos y la posición de privilegio, pero dependemos de nosotros, algo primordial. Hay que ser fuertes mentalmente. Si lo somos, lo conseguiremos. Si con todos los problemas y las bajas estamos ahí, cuando estemos todos saldrá todo mejor", sentenció en Radio Sevilla.

  • 1