miércoles, 19 diciembre 2018
15:20
, última actualización
Deportes

Mel: "Es una pena que mucha gente pague por el cántico de unos pocos"

"El cántico me parece una vergüenza, pero querer que todas las personas en un estadio tengan una educación exquisita es algo imposible", dice el técnico, que también admite su preocupación por Rubén Castro.

el 03 mar 2015 / 18:45 h.

Pepe Mel corre junto a Rubén Castro, cuyo estado anímico preocupa al míster / Foto: Manuel Gómez Pepe Mel corre junto a Rubén Castro, cuyo estado anímico preocupa al míster / Foto: Manuel Gómez El entrenador del Betis, Pepe Mel, ha terciado hoy en el caso de los cánticos contra una exnovia de Rubén Castro y el posible castigo que pueda decidir el Comité de Competición, que se reúne mañana por primera vez desde Antiviolencia propusiera el cierre del Gol Sur. El técnico lo tiene muy claro: no pueden pagar justos por pecadores. “Al final, si se cierra la grada, va a pagar mucha gente que no ha hecho nada. El Betis tiene 7.000 socias y hay tres equipos femeninos. Yo nunca he vivido nunca un problema en el estadio, y llevo cinco años aquí. La afición del Betis es idílica. Es una pena que toda la gente vaya a pagar por el cántico de unos pocos”, ha comentado Mel en Radio Marca. El míster verdiblanco también ha opinado que la polémica es desproporcionada. “Estamos un poco sensibles con lo que se dice en los estadios. No veo el fútbol como el tenis. Estoy en contra del cántico que se escuchó en nuestro estadio porque me parece una vergüenza y entiendo que había que poner la línea en algún lado, pero querer que miles de personas en un estadio, todas, tengan una educación exquisita es algo imposible. La gente grita a las camisetas, no a las personas”, recordó. INQUIETUD POR RUBÉN CASTRO: "TENEMOS QUE HACER QUE SE CENTRE EN EL FÚTBOL" El entrenador del Betis también ha reconocido que la influencia de todo este caso en Rubén Castro, incluida la denuncia de su ex novia, le preocupa. “El fútbol es su trabajo, pero cuando termina escucha, lee y se enfada. Es una persona como otra cualquiera. La única forma de ayudarlo es entrenar, hablar y centrarse en el partido. Es un asunto feo en el que está metido, pero tenemos que hacer que se centre en el fútbol. Me preocupa menos el Rubén que juega en el Villamarín, porque ahí la gente le ayuda y le anima. El problema es que el espectador de fuera no es del Betis y cuando uno está en el fútbol escucha de todo”, ha indicado.

  • 1