martes, 18 diciembre 2018
19:38
, última actualización
Deportes

Mel-Jiménez, un duelo inédito pero con historia

Ambos se reencuentran como técnicos 21 años después de su único enfrentamiento liguero, en un derbi en el Villamarín (0-3).

el 15 feb 2012 / 08:16 h.

En los banquillos de la Liga española hay ahora mismo tantos exfutbolistas que es inevitable y frecuente que jugadores que en su día se enfrentaron con la pelota por medio repitan ahora duelo con una pizarra en vez de la pelota. En el caso de Pepe Mel, casi no transcurren dos o tres jornadas sin que se mida a algún colega que en su día también fue compañero de profesión y adversario al mismo tiempo. Le ocurrió hace un mes con Pep Guardiola y volverá a sucederle el próximo lunes con el recién estrenado entrenador del Zaragoza, Manolo Jiménez. Sólo que este enfrentamiento tiene algo de especial: por un lado es un duelo inédito, porque nunca antes se han visto frente a frente como técnicos, y por otro tiene su trocito de historia por lo que ambos representan para Betis y Sevilla, respectivamente.

Lo curioso del Mel contra Jiménez, históricamente hablando, es que aun siendo de la misma quinta (el bético nació en febrero del 62 y el sevillista, en enero del 64) sólo fueron enemigos un par de veces. La primera, en los octavos de final de la Copa del Rey de la temporada 85-86, cuando al Sevilla le tocó el Castilla y además fue eliminado por el filial madridista: en la ida, en Nervión, ambos fueron titulares y Mel no sólo marcó el 1-1 definitivo en el 64', sino que cuatro minutos después provocó la expulsión de Grande con roja directa; en la vuelta, el conjunto blanquirrojo cayó en el Bernabéu por 1-0 sin que ninguno de los protagonistas brillara en exceso.

La segunda ocasión fue sin duda la más señalada. Fue en un derbi, el único en que coincidieron. Correspondía a la quinta jornada de la campaña 90-91 y ambos atravesaban el mejor momento de sus carreras: Mel había hecho cuatro goles en las cuatro primeras jornadas y Jiménez venía de haber disputado el Mundial de Italia. Esta vez el triunfador fue el sevillista. Y su equipo, claro, que goleó al Betis de Julio Cardeñosa sin mayores problemas (0-3), aunque el primero de los tantos llegó tras un penalti aparentemente inexistente de Gail a Zamorano. Las notas concedidas aquel día por El Correo de Andalucía, que entonces puntuaba de 0 a 10, eran muy significativas: un 2 para Mel y un 7 para Jiménez.

Que aquel derbi celebrado el 30 de septiembre de 1990 fuese el único punto tangente en la Liga en las carreras de Mel y Jiménez tiene una explicación muy fácil: el lateral de Arahal compitió durante catorce temporadas en Primera, desde 1983 a 1997, pero el delantero de Madrid apenas participó en una, la ya mencionada 90-91, a la que llegó después de ascender con el Betis en la 89-90. El resto de su trayectoria se desarrolló en Segunda (Castellón, Betis, Granada) y en Francia, así que difícilmente pudo enfrentarse al internacional sevillista. La diferencia entre ambos, de hecho, es brutal: Mel jugó 31 partidos en Primera y Jiménez, 354. Aunque, como es natural, el delantero hizo muchos más goles que el defensa, en concreto 14 a 1.

La distancia que separa a Mel y Jiménez como futbolistas de Primera también como entrenadores. Curiosamente, Mel debutó mucho antes, en la temporada 2001-02 con el Tenerife, pero aquella experiencia sólo le duró 26 jornadas y la siguiente es la actual con el Betis, así que en total acumula 48 encuentros en la máxima categoría. Jiménez se estrenó en la 2007-08 con el Sevilla y allí permaneció durante dos campañas (quedó tercero en la 08-09) y tres cuartos de la siguiente, 97 jornadas en total a las que suma las seis en el Zaragoza para un resultado de 103. Nada de eso importará el lunes.

  • 1