lunes, 19 noviembre 2018
03:17
, última actualización
Deportes

Mel: "No dejaré que nadie piense que ya está todo hecho"

"Hasta que las matemáticas no digan que estamos salvados seguiremos trabajando igual", indicó. "Hace dos meses el Zaragoza estaba liquidado y ahora está vivo", ejemplificó.

el 07 abr 2012 / 23:08 h.

Mel gesticula en la banda del Villamarín.

El entrenador del Real Betis, Pepe Mel, comparecía en sala de prensa con rostro serio pese al valioso triunfo. El madrileño, cauto en su discurso, apeló a la sensatez para contener la euforia generada en el entorno tras la balsámica victoria. "Hasta que las matemáticas no digan que estamos salvados seguiremos trabajando igual", indicó.

"Lo he dicho muchísimas veces. El grupo trabajará hasta el final con humildad", espetó antes de referirse al objetivo del plantel una vez cerrada la continuidad en la categoría. "Entonces intentaremos divertirnos", reseñó.

Empero, Mel lanzó un mensaje a sus pupilos y a la prensa. "No voy a dejar que nadie piense que ya esté todo hecho", manifestó. "Los periodistas decían hace dos meses que el Zaragoza estaba liquidado y ahora dicen que todavía puede pillar al Villarreal", ejemplificó antes de advertir que "el martes habrá que ir a ganar a San Sebastián".

"Hemos ganado 3 puntos que son importantes", apuntó sobre la trascendencia del triunfo. "Al Villarreal lo tenemos a 6 puntos" -en realidad 7 por el goal-average-, dijo.

"La jornada nos ha ido bien", se congratuló. "No podemos caer en el error de que está todo hecho", reiteró. Y al ser cuestionado por el excelente papel de Rubén Castro y Roque Santa Cruz y la reaparición de Matilla, Mel fue tajante. 

"Ya sabéis que no me gusta hablar de jugadores en concreto. Si por algo se distingue este Betis es porque es un equipo. Con mayúsculas", ensalzó.

"Rubén lleva 12 goles porque tiene alrededor a unos compañeros fantásticos", repitió. "No podemos ganar a base de individualidades", reflexionó. Y sobre Matilla fue tajante. Hasta ciertamente brusco. "¿Qué le ocurre a Matilla?", interpeló a un periodista. "Es un jugador más. Jugará cuando yo, que soy el entrenador, lo estime oportuno", aseguró.

Y sobre el rendimiento global del plantel, Mel reseñó que "ya llevamos 31 partidos y hemos llegado a los 38 puntos". "Es para estar muy satisfechos", argumentó. Sin embargo, y en un alarde de cierta sensatez, alertó de la trascendencia de los dos próximos partidos. "Si perdiéramos ante Real Sociedad y Osasuna llegarían otra vez los nervios", anticipó. Y es que, según su opinión, "después llegaría nuestro Tourmalet". "No hay que relajarse", zanjó.

  • 1