Deportes

Mel planifica otra pequeña revolución con Roversio, Arzu y quizás Casto

El técnico acude al mismo equipo que protagonizó el último recital del Betis cuando era líder, en Tenerife.

el 17 feb 2011 / 12:01 h.

Pepe Mel da instrucciones con Goitia en primer plano.
Pepe Mel planea otra pequeña revolución táctica para intentar salir de la crisis de juego y resultados que ha desbancado al Betis del liderato y del ascenso directo. Ayer por la mañana organizó un par de partidillos, primero contra el juvenil de División de Honor y luego contra el Betis C, y el ensayo permitió vislumbrar varias novedades. Las mayores son las salidas de Miki Roqué y Beñat y su correspondiente sustitución por Roversio en defensa y Arzu en el centro del campo, aunque la más significativa puede ser el cambio de portero, porque quien defendió la meta del presunto conjunto titular fue Casto, no Goitia.

El equipo que disputó el primero de los partidillos estaba formado por Casto; Isidoro, Roversio, Dorado, Nacho; Iriney, Arzu; Rubén Castro, Emana, Salva Sevilla; y Jorge Molina. Quitando al portero, se trata del equipo que protagonizó el último gran recital del Betis cuando aún era líder, el 0-3 ante el Tenerife en la última jornada de 2010. Quizá sea casualidad, pero el Betis no ha vuelto a jugar tan bien ni de lejos desde aquella exhibición. También es un once de futbolistas veteranos con un solo canterano de la nueva hornada, Isidoro. Anda Mel inquieto con los goles que encaja, nueve en los cuatro últimos partidos y casi todos procedentes de pérdidas en la medular o en ataque y contragolpes en contra, y a lo mejor por eso recurre a la experiencia. También recupera el tridente ofensivo, pero no así el trivote. El dibujo más bien se corresponde con un 4-2-3-1 con Salva y Rubén pegados a la banda, el primero por la izquierda y el segundo por la derecha. El déficit del Betis en los flancos también ha sido flagrante en esta serie de cuatro derrotas.

El portero en este once era Casto. Mel se está planteando muy en serio apartar a Goitia de la titularidad tras sus fallos ante el Elche y de hecho ayer lo colocó en la meta del conjunto juvenil que hacía de 'sparring'. El míster madrileño está muy contento con el trabajo de Casto en los entrenamientos (ahí se labró su futuro en el equipo tras ser descartado en verano) y en los pocos encuentros oficiales que ha podido jugar, sin ir más lejos ahí está su magnífica actuación frente al Getafe y el Barcelona.
En defensa, además de la presencia de Roversio como acompañante de Dorado, también llama la atención, aunque menos, el regreso de Nacho al lateral izquierdo tras su fallida experiencia como interior.

Por lo demás, Miguel Lopes y Momo, a los que Mel espera con añoranza, se ejercitaron de nuevo sin aparentes problemas. La reaparición más cercana es la del portugués, que lleva un par de meses de baja. De su confianza depende que el técnico lo convoque mañana, pero no es cosa fácil que el lateral pierda el miedo después de sufrir una rotura muscular de tres centímetros. Miguel Lopes, por cierto, aprovechó la visita del Oporto al Sevilla para pasarse por la concentración del equipo que posee sus derechos y saludar a sus compañeros.

MUCHOS CAMBIOS. Si la revolución apuntada ayer se hace realidad en Valladolid, Mel dará otro giro a su sistema tras los ofrecidos en Granada (cuatro mediocentros) o ante el Recreativo (una banda con interior y la otra entera para el lateral). Y si ese equipo fuese el correcto y además jugase Goitia, también repetiría alineación, algo que no ha hecho en los dos últimos meses, desde que empleó la misma en los choques contra el Barça B (8 de diciembre) y el Córdoba (11 de diciembre).

En realidad no es fácil que Mel repita un once. Su récord de continuidad es de tres jornadas, las que duró el equipo compuesto por Goitia; Miguel Lopes, Miki Roqué, Dorado, Nacho; Iriney, Beñat; Salva Sevilla, Emana, Momo; y Rubén Castro. Aquella formación batió al Salamanca (0-3) y al Rayo (4-0) y empató en Vigo (1-1) entre las jornadas 9ª y 11ª. Entre lesiones, sanciones y decisiones técnicas, Mel ha dibujado 20 alineaciones distintas en 24 jornadas.

  • 1