Deportes

Mel prepara una pareja inédita

Santa Cruz y Jonathan Pereira ensayan juntos en el presumible once titular de San Mamés, en detrimento de Jorge Molina.

el 15 sep 2011 / 20:27 h.

Roque Santa Cruz puede desplazar a Jorge Molina.

La semana no está siendo común en el trabajo del Betis. La lesión de Rubén Castro y la recuperación de Mario abren la puerta a cambios en el once inicial. Pepe Mel tiene una premisa fundamental: mantener a toda la plantilla en alerta. Los tres partidos en una semana que se le avecinan al equipo ha provocado esta decisión que no es habitual en el preparador madrileño.

Habitualmente el técnico es hombre de mostrar sus cartas durante los entrenamientos previos al partido, pero en esta ocasión ha cambiado de estrategia y eso se nota incluso en el ambiente del vestuario. Jugadores como Mario, Amaya, Dorado, Pereira o Jorge Molina, andan pendientes de la decisión final de su entrenador. Habrá dos puestos para tres centrales y la misma proporción en la delantera, aunque la sesión a puerta cerrada de ayer pudo aclarar algunos aspectos.

La disyuntiva en el eje de la zaga se ciñe en varias alternativas. A priori Mario parece indiscutible para Mel, porque siempre ha estado en el teórico equipo titular en las diferentes pruebas de la semana. Esto sitúa a Dorado o Amaya como competencia directa por el otro puesto de la defensa. De un lado el 1,91 centímetros del madrileño le dan ventaja para contrarrestar el 1,95 de Fernando Llorente, el principal arma rojiblanco. Además, es costumbre en San Mamés el fútbol directo y aéreo, donde resulta evidente que la altura del ex rayista jugaría un papel clave. Sin embargo, para el entrenador bético Dorado siempre ha sido indiscutible cuando ha estado en condiciones de jugar, y de hecho en la sesión de ayer fue el cordobés quien acompañó a Mario, que en la sesión de entrenamiento del miércoles probó junto a Amaya.

En el ataque Mel sí aprovechó la ocasión de encerrarse con sus jugadores para revolucionar con una pareja inédita la delantera de San Mamés. Roque Santa Cruz y Jonathan Pereira fueron los elegidos en su posible apuesta desde el inicio. En este caso sería Jorge Molina el gran perjudicado, pasando de titular a suplente en siete días.

PEREIRA. Quizás sabedor de esa ventaja comparecía el delantero gallego ante los medios con la sonrisa del saberse titular, o al menos con mayores garantías que sus compañeros. Y por eso también, no dudó en reconocer públicamente la complicidad adquirida con el internacional paraguayo con tan poco tiempo de trabajo juntos: "Me entiendo muy bien con Roque Santa Cruz. Es un gran jugador y muy profesional porque se mata a correr en cada entrenamiento, y por eso estoy muy contento. Es cierto que los dos hemos congeniado muy bien desde el primer día, ojalá juguemos juntos".

La realidad es que el jugador de la plantilla que más se asemeja por sus características físicas al lesionado Rubén Castro es Pereira, quien anotó durante su primera temporada en el Betis nueve goles en 22 partidos, tras llegar a Heliópolis en el mercado invernal. En el pasado ejercicio una operación de cadera le impidió estar a disposición de Mel hasta bien entrada la competición, algo que unido al gran rendimiento de Jorge Molina, Emaná y Rubén Castro, apenas le permitió entrar en el equipo. Tres goles en 18 partidos resumen el balance del gallego en el año del ascenso. Por su parte, en esta campaña recién comenzada Pereira se puede considerar el jugador número doce de la plantilla, habiendo salido desde el banquillo en los dos encuentros, dando la asistencia del gol en Granada y estando cerca de superar a Aouate en un mano a mano el pasado domingo.

Su presumible pareja, Santa Cruz, anhela una oportunidad. Ya debutó ante el Mallorca, pero quizás esa complicidad con Pereira le haga dar el salto al once a la segunda oportunidad.

  • 1