Local

Mellet se desliga del concurso que favoreció la venta a Sando

Fernando Mellet se desvinculó ayer de cualquier responsabilidad en la redacción del pliego para la venta del suelo de Mercasevilla. El ex director de la empresa estuvo cinco horas declarando y sólo contestó a las preguntas de la juez, del fiscal y su defensa.

el 22 oct 2009 / 21:07 h.

TAGS:

Fernando Mellet, ayer saliendo de los juzgados tras cinco horas de declaración.

El ex director de Mercasevilla Fernando Mellet eludió ayer su responsabilidad en la elaboración del pliego de condiciones para la venta del suelo, que acabaría adjudicándose a la empresa Sando, pese a que su oferta era inferior a la del Grupo Noga. Mellet estuvo declarando cinco horas, en las que se negó a responder a las preguntas que no vinieran de la juez, del fiscal o de su defensa.


Cinco horas en las que aclaró que su función en la elaboración del pliego fue "pedir los informes previos sobre la conveniencia de convocar un concurso público", "remitir a los técnicos de Mercasa los sucesivos borradores que se iban elaborando" y poner en contacto a los técnicos.


De hecho, según consta en el acta de declaración, Mellet dice que fue el entonces presidente de Mercasevilla Gonzalo Crespo quien encomendó la redacción del pliego de condiciones a la comisión formada por los técnicos María Victoria Bustamante y José Antonio Ripollés (imputados en la causa) y los representantes de Mercasa (empresa estatal con un 49% de participación en Mercasevilla) Arturo Cortés y Ángel Gil, "coordinados" por el ex vicesecretario Jorge Piñero.


Mellet asegura que fueron ellos quienes se encargaron de las tres cláusulas que ahora investiga la juez. "Bustamante elaboró la cláusula de la limitación al alza y quien elaboró la de las titularidades previas fue Piñero", a lo que añadió que no sabía si los técnicos de Mercasa participaron en la ideación de estas cláusulas, "pero sí tenían conocimiento al 100% de las mismas", pues para aprobar el pliego debía contar con la aprobación de Mercasa. A Ripollés le responsabiliza de las del "precio de salida de la opción a compra de la compraventa futura y la cláusula de revalorización", con "la estrecha colaboración" de Mercasa, a la que le hicieron llegar "8 ó 10 borradores".


Mellet también aclaró que era "partidario de la fórmula de la subasta pública", pero que en varias reuniones en el verano de 2005 "por parte de la comisión ejecutiva y más concretamente por Antonio Rodrigo Torrijos (primer teniente de alcalde) se sostuvo que la fórmula idónea era la del concurso público" para que el precio no fuera lo único decisivo. Una opción que fue "compartida por la comisión y por los miembros del consejo de administración", pese a los informes desfavorables del secretario, interventor y del letrado mayor del Ayuntamiento.


Mellet señaló que el pliego definitivo se aprobó en la comisión ejecutiva del 8 de noviembre, pese a que "le faltaban ciertos detalles" y que en los correos que envió dos días después a Bustamante, que han sido intervenidos por la Policía Judicial en el servidor de Urbanismo, le "remitía el pliego de condiciones aprobado en la comisión", desconociendo si el que llegó al Pleno difería en algunas cuestiones.


Por último, Mellet dijo que Sando llegó a Mercasevilla por "relaciones profesionales con Vía Pública", área de la que era director Domingo Enrique Castaño, también consejero de Mercasevilla y "hombre de confianza" del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, al igual que Crespo.

Un interrogatorio «inquisitorial»

Mellet llegó a primera hora de la mañana acompañado por su letrado. Mucho más delgado que hace cuatro meses y manteniendo la compostura, el ex director de Mercasevilla aguantó estoicamente un interrogatorio que algún letrado, y no precisamente el de su defensa, llegó a calificar de “inquisitorial”.


“Era una pregunta tras otra sobre lo mismo sin que casi le dejara explicarse”, relataba a la salida el abogado del PSOE,  Ángel Prados, que curiosamente se adhirió a la dura observación realizada por el letrado de María Victoria Bustamante, José María Calero, a la ristra de preguntas que la magistrada tenía preparada para un Mellet que dejó con ganas de más al resto de abogados, entre ellos el del PP. Evidentemente, la juez no dudó en llamar al orden a unos abogados, a los que, en cinco horas de interrogatorio, incluso les dio tiempo a consultar las noticias por internet en su móvil.


A la salida, a las 16.15 horas, Mellet no dudó en conversar con todos los letrados, incluso el del partido que le ha llevado a estar imputado por una amplia ristra de delitos.
Incluso se dirigió a la prensa, confesando “lo mal” que lo estaba pasando por todo lo que le estaba ocurriendo, pero dispuesto a seguir  “pese a que aún estoy de baja y no de alta como se ha dicho”. A la salida, en cambio, no quiso hablar con ningún medio, a los que esquivó con su permanente media sonrisa.

  • 1