Economía

Méndez advierte de que el paro "se ceba" ya con los indefinidos

La paz en la negociación colectiva, dice, no presupone recuperar el diálogo social

el 16 nov 2009 / 11:42 h.

Cándido Méndez, durante su participación en 'Los diálogos de El Correo'. Foto: Javier Díaz.

Mañana es una jornada clave en las relaciones entre empresarios y sindicatos. Se firmará la paz de la negociación colectiva, un paso que, en palabras de Cándido Méndez, secretario general de UGT, es de "primera magnitud" para que se supere la desconfianza mutua, aunque no presupone, ni mucho menos, la recuperación plena del diálogo social. "No pongamos el carro delante de los bueyes". Siguen mirándose de reojo, pese a que el paro crece y ahora se ceba especialmente con los empleos indefinidos.

Méndez participó ayer en Sevilla en Los Diálogos de El Correo de Andalucía, con el patrocinio de Cajasol y con el hotel Alfonso XIII como escenario, donde rebajó las expectativas creadas en torno a esa rúbrica prevista para mañana. Dijo que sólo es un primer escalón, si bien fundamental, que retoma el diálogo social, pero éste aún no se ha recuperado y la confianza entre las partes está "muy deteriorada" desde julio, cuando rota quedó la mesa.

Sobre la negociación colectiva, instó a "reforzarla" y a potenciar, asimismo, los mecanismos de flexibilidad interna en las empresas (como movilidad, horarios y reubicaciones de la plantilla) en lugar de abusar de la externa, es decir, de los despidos.

Exigió "hermanar confianza y equidad" y, al respecto, denunció la injusticia de que recaiga sobre los empleados todo el peso de esta crisis, al tiempo que alertó de que una rebaja de salarios, tal y como pretende la patronal, llevaría aparejadas una subida aún mayor del paro y una depresión añadida para la economía española.

"Para nosotros, los sindicatos, la recuperación económica es sinónimo de recuperación del empleo, y ésta no la habrá en 2010". Eso sí, matizó, las locomotoras europeas destruirán el próximo año más puestos de trabajo que nuestro país, porque aquí, sostuvo, el ajuste laboral se ha hecho antes. Sin embargo, sembró inquietud con la siguiente advertencia: la llegada de una "segunda fase" en el alza del paro que ya no afecta tanto a trabajadores temporales como a indefinidos.

Y ofreció cifras para sustentar su afirmación. Si en enero pasado fueron 856.000 los empleados temporales y 716.500 los fijos que perdieron sus puestos, esa sangría laboral se había invertido en septiembre: 700.800 y 832.690, respectivamente.

En su opinión, esta tendencia demuestra que el marco jurídico y laboral "no es un freno" para la recuperación económica española y existe suficiente flexibilidad en el empleo. Así, recurrió a un reciente informe de la OCDE para decir que España ha sido en este club de los países ricos el que más "ha reducido" la protección al contrato indefinido. Y de despido caro, tal y como sostienen las asociaciones de patronos, nada de nada.

Supersónico. Ni lento ni caro, sí rápido y barato. Para Cándido Méndez, quienes claman con insistencia por la reforma laboral lo que aspiran es a un despido "supersónico", además de escaso en coste. "Aunque no lo llamen así, quienes hablan de cambios en el mercado de trabajo quieren decir despidos", enfatizó.

Y sobre el modelo alemán que combina una reducción de horas de trabajo y un subsidio de paro, el secretario general de UGT consideró que cada país ha de tener el suyo y que tampoco el germano es milagroso, ya que no protegerá a los trabajadores frente "a despidos objetivos debidos a la crisis" cuando finalice el periodo máximo de pagos con cargo al Estado.

Eso sí, esa fórmula del modelo alemán, apuntó, cabría abordarla dentro de un paquete más amplio de medidas cuando se recupere el diálogo social. Que quede claro, precisó, aquélla nada tiene que ver ni con los contratos parciales ni con los ERE y sí con más formación.

  • 1