miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización

Méndez de Lugo disuade de la huelga porque "un juez no es un funcionario"

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que abrió ayer en Granada el año judicial, confía en que la modernización de la justicia no tarde más de tres años.

el 01 oct 2009 / 19:34 h.

El presidente del TSJA , Augusto Méndez de Lugo, abrió ayer el año judicial con el horizonte de una huelga de jueces, la segunda en la historia de la democracia, anunciada para el día 8. Como en la primera, Méndez de Lugo rechazó que el juez pueda ejercer ese derecho pues "es Estado y no un cualificado funcionario".

Méndez de Lugo encaró el nuevo año con optimismo y confianza en que la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), desatascada a final de 2008, y el Plan de Modernización de la Justicia presentado hace quince días, sienten las bases para la adaptación del sistema judicial a las necesidades de la sociedad del siglo XXI "en un plazo no superior a tres años".

Ante el inicio de "una esperanzadora andadura con un compromiso firme de cambio" y tras reconocer el "trabajo de diálogo" afrontado en los últimos meses por el nuevo equipo del Ministerio de Justicia, destacó que estrategias reivindicativas como la huelga "deben quedar fuera de toda consideración". Pero a su juicio no se trata sólo de que no sea el momento adecuado sino que "el recurso a un invocado derecho de huelga es inconciliable con el alto papel que corresponde al poder judicial".

Como en la primera huelga, celebrada el 18 de febrero y que en Andalucía tuvo un seguimiento del 29,7%, se posicionó claramente en contra. "El juez ejerce poder de Estado, es Estado, y no un cualificado funcionario. No se puede abdicar de esta responsabilidad, ni siquiera transitoriamente y por más que parezca justa la causa por la que se haga".

Frente a las continuas alabanzas a las medidas estatales, no hubo en el discurso ninguna referencia a los planes de choque puestos de la Junta de Andalucía para reforzar los 20 juzgados más atascados y abrir por la tarde más de un centenar de órganos. No obstante, Méndez de Lugo abogó, en sintonía con el discurso de la consejera Begoña Álvarez, por la reorganización de recursos en aras de su eficiencia porque "no se trata de poner más y más dinero y recursos sobre la mesa".
Sí reivindicó la importancia de "situar desde el principio al juez al frente del proceso, sin demérito de aquellos cualificados funcionarios que tienen muy importantes campos en que desarrollar su trabajo pero sin suplantar al juez ni diseccionar el proceso", una idea que reconoció "un poco arriesgada dadas algunas corrientes de opinión". La futura reforma de la Oficina Judicial prevé reforzar el papel de los secretarios judiciales, sobre todo en las unidades de ejecutorias, y en Andalucía, serán éstos quienes organicen el trabajo de los juzgados que abrirán por la tarde.

  • 1