Méndez pide a UGT-A que estudie "si hay responsabilidad a depurar"

Avisa que sus palabras sobre una posible dimisión valen para todos: "Cada uno tiene su responsabilidad y si llega el caso hay que ejercerla".

el 26 nov 2013 / 14:21 h.

mendez El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha pedido este  martes a UGT Andalucía que analice si "hay responsabilidades a  depurar" ante las denuncias de supuesta corrupción, aunque ha  denunciado que en las informaciones "hay una intencionalidad de  intentar tapar el caso Bárcenas con un supuesto caso UGT". Así se ha referido Méndez, en una entrevista en Cadena Ser  recogida por Europa Press, a las informaciones publicadas en prensa  por presuntos delitos de fraude, malversación de fondos públicos y  falsedad documental que afectan al sindicato. UGT-A, según ha dicho,  debe contemplar el escenario de depurar responsabilidades" en el caso  de que "se confirmen desde el punto de vista administrativo" las  informaciones "de carácter periodístico". Méndez ha querido recalcar que la organización sindical "está muy  descentralizada, de manera que "cada organización tiene sus  presupuestos, su autonomía de gestión y tiene también acotadas sus  responsabilidades tanto materiales como políticas. Por eso, cree que "la UGT Andalucía, que tiene un Comité regional  y que ha celebrado un Congreso, "debe analizar en profundidad si hay  responsabilidades a depurar y de qué manera hay que depurar esas  responsabilidades". Para el dirigente sindical, asumir  responsabilidades no es dar "un paso atrás", sino un "paso  adelante". Así, ha avisado de que cuando dijo que se había planteado dimitir  si era una carga para el sindicato --"una manifestación de  sinceridad", ha dicho-- esas palabras sirven para él "y para todos  los dirigentes de UGT, porque cada uno tiene su responsabilidad,  directa y política, y si llega el caso hay que ejercerla". Y además, ha pedido que se aclaren las presuntas irregularidades  "hasta el final", de manera que si esa asunción de responsabilidad se  traduce en "un relevo", el siguiente equipo tenga "el horizonte  absolutamente claro". Eso, ha puntualizado, sería "asumir  responsabilidades". "ME PREOCUPA LO QUE PIENSEN LOS AFILIADOS" Con todo, Méndez ha aseverado que se siente "muy mal a nivel  personal" pero "más allá de sus sentimientos personales", ha  subrayado que le preocupa más lo que piensen los afiliados, y es en  este contexto en el que ha aludido a sus palabras sobre la  posibilidad de dimitir. Dicho esto, ha dejado claro que "no se debe confundir dimitir con  desertar" y ha remarcado que en este "momento difícil" para UGT está  dispuesto a "defender la honorabilidad de la organización contra  viento y marea"- Además, Méndez cree que "hay una intencionalidad clarísima de  intentar tapar el caso Bárcenas con un supuesto caso UGT". "Eso es  meridianamente claro y no estoy dispuesto a consentir esa situación",  ha avisado. En esta línea, ha hecho hincapié en que caso de UGT "no es  equiparable" al 'caso Bárcenas' ya que este último cuenta con un  "procedimiento judicial abierto" y con imputaciones, mientras que en  UGT "no hay ningún tipo de imputación". "Y espero que no la haya", ha  apuntado. LOS CURSOS DE FORMACION ESTAN SUJETOS A CONTROLES Por otro lado, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández  Toxo, ha negado que los cursos de formación de los sindicatos sean  utilizados para "disfrazar" la financiación irregular de dichas  organizaciones. "Los cursos de formación no pasan del 8 por ciento y  son la partida de dinero público que está más sujeto a controles  públicos". Preguntado por si renunciaría a ofrecer ese tipo de cursos, Toxo  ha asegurado que sí ya que considera que "el coste de beneficio en  términos de reputación (no de rentabilidad económica) en relación a  la campaña que se ha desatado", tiene "un saldo negativo" para el  sindicato. Toxo ha explicado también que no tiene "ninguna"  importancia para el presupuesto de la organización. A este respecto, Méndez ha criticado que se esté intentando "poner  el foco" en "el comportamiento de las organizaciones sindicales"  respecto a la formación "cuando es un porcentaje muy minoritario de  los recursos y está fuertemente controlado". Debido a eso, el líder de UGT también ha manifestado que "se debe  abordar un cambio" en la gestión, aclarando que es a la Fundación  Tripartita a la que le "corresponde adjudicar las ayudas,  supervisarlas, hacer los controles" y "establecer de manera  pormenorizada el coste que se puede imputar a cada uno de los  cursos". Para Toxo, también es necesario el cambio "radical" en el modelo  de formación para el empleo para así "evitar confusión" entre los  recursos destinados a "parados" o a "la recualificación de  trabajadores en activo". Esta tarea, ha dicho, "le corresponde al  Gobierno" aunque a su juicio, implica a su vez una "participación  activa" de las escuelas de formación.

  • 1