Local

Menos condena al asesino de Nagore por embriaguez

El Congreso barajó que estar ebrio se considerara como un agravante.

el 20 nov 2009 / 21:06 h.

TAGS:

José Diego Yllanes, en un momento del juicio por el asesinato de Nagore Laffage.

José Diego Yllanes ha sido condenado a 12 años y medio de prisión por el homicidio de la joven irunesa Nagore Laffage el 7 de julio de 2008 con el agravante de "abuso de superioridad". En la sentencia, hecha pública ayer, se contemplan los atenuantes de reparación del daño -después de que Yllanes entregara 126.853 euros a la familia de Laffage- y embriaguez leve, aunque se desestiman los de arrebato y confesión del delito, que habían sido tenidos en cuenta por el jurado.

Precisamente esta misma semana la subcomisión de Igualdad del Congreso de los Diputados barajó la posibilidad de solicitar que la embriaguez se considerase un agravante en los casos de malos tratos, como ya sucede en los delitos de seguridad vial.

Asimismo el juez condena a Yllanes al pago de una indemnización a los padres de Nagore Laffage de 208.503 euros, al 50% para cada uno, y de 37.909 euros para el hermano de la joven, y se le prohíbe acercarse a éstos o a sus domicilios o lugar de trabajo, así como comunicarse con ellos, durante diez años.

El magistrado, como ya había dictaminado el jurado, absuelve a Yllanes del delito de asesinato del que era acusado, así como del delito de profanación de cadáveres. La condena a 12 años y medio de cárcel es la misma que solicitaba el fiscal y es algo menor a la que pedían la acusación particular y las acusaciones populares (ejercidas por los Ayuntamientos de Pamplona e Irún, el Gobierno de Navarra y las Juntas Generales de Guipúzcoa), que solicitaban 15 años de cárcel.

La madre de Nagore, Asun Casasola, reconoció ayer que conocer la sentencia por el crimen de su hija le "ha dado un aliento de esperanza", porque "aunque la justicia estaba limitada" después de que el jurado popular declarase a Yllanes culpable de un delito de homicidio con la agravante de superioridad, el juez "tenía las manos atadas y no podía hacer más; pero ha dicho lo que tenía que decir".

Asun Casasola, que recibió ayer la noticia de la sentencia condenatoria desde su casa de Irún, manifestó en declaraciones a la agencia Europa Press que seguirá "luchando para tener justicia", y aunque reconoció que "se cierra una etapa" tras el anuncio de la pena para al único acusado de los hechos, dijo que todavía tiene que hablar con su abogado para ver "qué puerta se nos abre", porque "a mi hija la asesinó José Diego Yllanes", por lo que estudian recurrir.

Por su parte, el abogado de Yllanes, Eduardo Ruiz de Erenchun, afirmó ayer tras conocer la sentencia que "posiblemente" la recurrirá para "reclamar los atenuantes que no se han apreciado" y para "aplicar la pena inferior en grado" y así rebajar la pena de cárcel a entre 7 y 10 años.

  • 1