Deportes

Menos españoles que italianos, pero más ruidosos

Varios miles de seguidores españoles 'tomaron' el centro de Viena durante las horas previas al España-Italia de cuartos de final de la Eurocopa de fútbol, en las que los seguidores transalpinos ganaron en número, pero los hispanos se dejaron oír mucho más. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 06:48 h.

Varios miles de seguidores españoles 'tomaron' el centro de Viena durante las horas previas al España-Italia de cuartos de final de la Eurocopa de fútbol, en las que los seguidores transalpinos ganaron en número, pero los hispanos se dejaron oír mucho más.

Desde la Ópera, pasando por el Café del Hotel Sacher -que da nombre a la deliciosa tarta de chocolate que inventó a principios del siglo XIX Franz Sacher, a petición del príncipe Klemens von Metternich-, a través de la Kaerntner Strasse, una de las grandes vías peatonales de la capital austríaca, y llegando a la catedral de San Esteban (Stephansdom), los aficionados españoles se prodigaron, ataviados con la camiseta roja y portando banderas nacionales.

También por el Graben, la otra gran céntrica arteria peatonal -donde se encuentra la columna de la Peste-; el Palacio Imperial (Hofburg) y los jardines del núcleo vienés se dejaron notar numerosos seguidores de la 'Roja', algunos de ellos disfrazados de 'bailaoras', toreros o guardias civiles.

Y si bien fueron los aficionados de la 'azzurra' los que ganaron en número, los españoles fueron bastante más ruidosos y animados durante los prolegómenos, entonando los habituales cánticos, los que ya se repitieron durante la pasada semana tanto en Innsbruck -donde España ganó sus dos primeros partidos, a Rusia (4-1) y a Suecia (2-1)- como en Salzbugo, otra localidad austríaca en la que también venció la 'roja' -a Grecia (2-1)-.

De tal forma, en las calles de la capital de la ópera sonaron pasodobles como "Paquito el Chocolatero" o "Que Viva España", interpretadas por diversas charangas, una de ellas liderada por Manolo el del Bombo, oficioso 'primer hincha' de la selección española. Los más osados les cantaron "Arrivederci" a los italianos que se cruzaron en un camino en el que ambas aficiones no dejaron de congeniar.

Con Fernando Alonso. A través del Ring, el cinturón que rodea el centro vienés y llegando al Parlamento y al Ayuntamiento, de estilo neogótico, instalados en plena 'Fan-Meile', la milla del aficionado de la capital austríaca, la que mayor número de aficionados ha acogido durante toda la Eurocopa. Emocionantes fueron también los gritos de ánimo, en numerosas de las terrazas que tenían televisor o pantalla al aire libre, de los hinchas de la 'Roja' al asturiano Fernando Alonso, doble campeón del mundo de Fórmula Uno, en especial instantes antes de la salida del Gran Premio de Francia, disputado en Magny Cours.

De allí, la mayoría en el metro, pero muchos otros -desafiando el húmedo calor vienés- paseando a lo largo del Prater, el gran parque de la capital de la república alpina, al estadio, donde los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, presidieron el partido.

Donde, en mayor número, los italianos entonaron su himno. Y los españoles, como es también habitual, tararearon la Marcha Real. Todos, con total entrega. En juego estaba mucho más que el prestigio. En juego estaba el pase a la semifinal del torneo de fútbol por naciones más importante del continente y hacer historia, más en el caso de los españoles.

Optimismo real. El rey Juan Carlos I, que junto a la reina Sofía presidió el encuentro entre España e Italia, de los cuartos de final de la Eurocopa, se mostró convencido antes del partido de la clasificación del conjunto de Luis Aragonés para las semifinales, en declaraciones al canal de televisión Cuatro. Don Juan Carlos de Borbón dijo que había seguido la actuación de la selección nacional en los tres partidos de la primera fase, ganados a Rusia, Suecia y Grecia, y que le había agradado el juego español.

La presencia de los Reyes es una nueva muestra del absoluto apoyo de la Familia Real a la selección española, como es habitual en todas las grandes competiciones. Los príncipes Felipe y Letizia presenciaron in situ el primer encuentro de la fase de grupos ante Rusia.

  • 1