Deportes

Menos mal que jugaron sin chirimiri

El equipo de San Mamés fue mejor que el Sevilla y por momentos parecía que jugaba en casa.

el 15 dic 2013 / 22:51 h.

Sevilla FC - Athletic Club. / EFE Sevilla FC - Athletic Club. / EFE El Sánchez-Pizjuán vivió ayer una tarde de buen fútbol aunque el Sevilla no lograra los tres puntos en juego como quería ayer el sevillismo. Los días de invierno y con algo de frío se saborea mejor el ambiente en un estadio. La hora era perfecta y el cartel, inmejorable. Un Sevilla en alza recibía al histórico Athletic, un equipo que Valverde ha convertido en un hueso muy duro de roer y que durante el primer tiempo parecía que jugaba en casa. Llevó la iniciativa mientras el Sevilla intentaba cazar algo en alguna contra. Sólo faltaba el chirimiri de San Mamés y el ¡aúpa Athletic! en la grada. El equipo vasco está bien posicionado en la zona de Champions y no es por casualidad. Ayer cuajó un gran partido ante el Sevilla y si el luso Beto no llega a parar su primer penalti desde que está en España estaríamos hablando con mucha certeza de otro resultado bastante más desfavorable. En el haber del Sevilla hay que destacar que los de Emery no le perdieron la cara en ningún momento al partido pero si quedó bastante patente que, simplemente, no pudieron. Los vascos fueron mejores y como esto es un deporte –que no lo olvide nadie– pues no hay nada que reprochar. Hace un mes, un partido como el de ayer hubiera terminado seguramente con la balanza a favor del equipo visitante pero la mejoría que ha experimentado el Sevilla en el último mes ha permitido que la gente no se vaya a casa con un tremendo mosqueo sino mascullando que el rival fue mejor y que el Sevilla lo intentó hasta donde pudo. La intensidad que hubo sobre el césped también se trasladó a la grada, lo cual también ensalzó el espectáculo del fútbol y los pitos en los momentos más duros que pasaba el equipo se cambiaron por ánimos desde el graderío. A pesar de que este punto lo da por válido una buena mayoría, tanto Emery como la dirección deportiva deben tener bastante en cuenta que la ausencia de Ivan Rakitic se notó demasiado sobre el terreno de juego. El croata es ahora mismo el alma del equipo y sin él está visto que cuesta un mundo llegar arriba con la fluidez necesaria para poner en apuros la portería rival. El otro aspecto positivo del partido es la competitividad de los jugadores. Lo pudieron hacer mejor o peor –menos Reyes, que pegó otro petardo– pero las ganas estuvieron ahí. Como dice Emery, el equipo va por el buen camino. Que dure.

  • 1