viernes, 22 febrero 2019
18:57
, última actualización
Cultura

Mentiras imposibles

EEUU. 2010. Dirección: James Mangold. Intérpretes: Tom Cruise, Cameron Díaz, Peter Sarsgaard, Viola Davis. Guión: Dana Fox, Scott Grant, Laeta Kalodigris, James Mangold. Color. Música: John Powell. Duración: 110 minutos. Apta. Calificación: **.

el 15 jul 2010 / 21:10 h.

Fotograma de 'Noche y Día'
-->--> -->

Creo haber comentado por aquí en alguna ocasión que no suelo ser muy amigo de esas formulaciones a las que a veces recurren compañeros de profesión a la hora de hablar de las influencias más o menos llamativas de las que se hacen eco los equipos creativos de una película. Dicho esto (que bien parece una excusa barata) no me queda más remedio que recurrir a una suma para dar a entender rápidamente lo que uno puede esperarse si en estos días acude a su sala habitual a ver lo último de Tom Cruise.

Mentiras arriesgadas + Misión imposible = Noche y día. Así de simple.

Ya se veía en el trailer que la nueva propuesta de un James Mangold que a este paso va a terminar tocando todos los palos posibles (recordemos que ha pasado por el biopic, el western, el thriller psicológico y la comedia romántica, por citar algunos) iba a ir encaminada a mezclar el humor caústico de la cinta de Arnie con la acción absurda de la saga protagonizada por esa estrella a medias que es, hoy por hoy, el protagonista de Top gun.

Con la impersonalidad de la que suele hacer gala (quizás ahí resida su secreto para poder moverse con tanta facilidad en tan dispares géneros) Mangold dirige este circo de seis pistas que es Noche y día sin que haya ni altibajos notables ni puntos álgidos memorables, todo parece estar preso de una monotonía llena de explosiones, efectos de sonido y chascarrillos de los protagonistas que fuerzan al espectador a posicionarse nada más comenzar la cinta: o entran de lleno en el juego que se les plantea y aceptan sus reglas, o acudirán exasperados a un festival de la exageración orquestado a mayor gloria de un Cruise que, como casi siempre, convence en la piel de ese excéntrico y carismático espía que enamora a una risueña aunque algo anodina Cameron Diaz con sólo mirarla.

No será la película del verano (para eso están ahí esperando pacientemente su estreno las que serán indiscutibles vencedoras de la época estival, Toy story 3 y Origen), pero como entretenimiento supera con creces a otras naderías del estilo de Eclipse que, sin lugar a dudas, recibirán muchísima más atención por parte de la taquilla. En fin, no es como si no estuviéramos acostumbrados, ¿no?

  • 1