Deportes

Menuda tarea tiene por delante el Betis

No es el beticismo precisamente una cascada de ilusión el día del regreso al trabajo de la primera plantilla. Fichajes de perfil discreto para un equipo que tiene como objetivo inexcusable el descenso y una tarea urgente para los responsables técnicos: reducir una plantilla amplísima y descompensada.

el 16 sep 2009 / 05:37 h.

No es el beticismo precisamente una cascada de ilusión el día del regreso al trabajo de la primera plantilla. Fichajes de perfil discreto para un equipo que tiene como objetivo inexcusable el descenso y una tarea urgente para los responsables técnicos: reducir una plantilla amplísima y descompensada.

No hay expectativas creadas. No hay fichajes de relumbrón. Julio se consume y el Betis regresa al trabajo todavía impactado por el descenso del pasado 31 de mayo. El 15 de junio la sociedad se tambaleó con la impresionante manifestación del beticismo, tan magna como poco fructífera. El paso del verano ha provocado un marasmo en las conciencias y Manuel Ruiz de Lopera se maneja con absoluta comodidad en la pérdida de identidad e ilusión de una afición que despertó un día para volver muy pronto a su letargo. Ni hay ofertas ni ganas de irse. Más de lo mismo.

Como cada año, el Betis regresará al trabajo con una plantilla de 34 futbolistas si hoy se confirma el fichaje de Sunny, un número a todas luces excesivo, que obligará a trabajar duro a la dirección deportiva. No es un asunto que atenga sólo al club verdiblanco, pues con excesiva frecuencia se confeccionan plantillas demasiado largas, como la que ahora se encuentra Antonio Tapia.

En el día del regreso al trabajo, a partir de las ocho de la mañana en la ciudad deportiva, donde tendrán lugar los tradicionales reconocimientos médicos, el preparador bético tendrá que entrenar con 29 jugadores (menudo lío para el jefe de los servicios médicos, Tomás Calero). Eso teniendo en cuenta que Mark González, Caffa y Emana se incorporarán más tarde y que Dani y Mehmet Aurelio están recuperándose de sus respectivas operaciones. Una plantilla de 34 futbolistas es sencillamente inabordable.

El verano en verdiblanco será largo, tanto como para que Tapia pueda ir poco a poco descifrando este sudoku en el que se ha convertido este grupo de jugadores que tendrá como único objetivo el ascenso. Resulta descorazonador comprobar que el Betis tiene seis centrales (Melli, Nano, Rivas, Carlos García, Álex Ortiz y Lima), tres laterales derechos (Óscar López, Ilic y Nelson) y ocho jugadores que se desenvuelven por el eje del centro del campo (Iriney, Sunny, Arzu, Cañas, Capi, Juande, Rodri y Mehmet Aurelio, contando con Emana como delantero, que es donde más le gusta a Tapia).

LISTA DE DESCARTES

Por eso no debe extrañar lo más mínimo que la dirección deportiva del club le haya comunicado o comunicará en breve a Ricardo, Ilic, Óscar López, Lima, Rivas, Odonkor y Dani que no cuentan en el proyecto deportivo de Tapia, por lo que bien harían en buscarse de forma inmediata equipo.

No obstante, Tapia tiene asumido que se trata de jugadores con contrato en vigor a los que hay que guardar respeto, por lo que se ha descartado dividir el grupo para que los descartes se queden entrenando en Sevilla alejados de sus compañeros. Esta situación sí se produjo en anteriores temporadas.

A POR EL ASCENSO

Al bético, por lo tanto, sólo le queda intentar ilusionarse con el paso del tiempo y la trayectoria de un colectivo que lógicamente tiene como meta ascender a Primera. Tras reducir la plantilla, Tapia debe construir un equipo con mayúsculas, donde el compromiso sea máximo para conseguir el retorno del Betis a la elite del fútbol nacional. Todo dará comienzo en la mañana de hoy en la ciudad deportiva. Queda mucho por delante.

  • 1