Local

Mercasevilla cerró con beneficios y con una auditoría favorable

La prestigiosa consultora Price Watershouse Coopers sostiene que las cuentas del mercado de abastos eran mejores que nunca en los tiempos de Fernando Mellet como gestor. La Junta de Andalucía otorgó a la entidad subvenciones por valor de 350.000 en el pasado ejercicio.

el 16 sep 2009 / 00:48 h.

TAGS:

J. Alonso / C. Rengel

"A nuestro juicio, las cuentas anuales del ejercicio 2008 expresan en todos los aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio y la situación financiera de Mercasevilla". Ésta es la conclusión del informe de auditoría elaborado por la firma Price Watershouse Coopers, que da su respaldo al balance económico de la empresa pública, participada en un 51% por el Ayuntamiento de Sevilla. El año se cerró con un beneficio de 258.000 euros. A lo largo del pasado ejercicio, la Junta de Andalucía dio subvenciones por un importe de 365.000 euros, de los que 308.000 se corresponden con el proyecto de climatización y modernización del mercado de pescados y otras 57.000 con la construcción de un centro de atención socioeducativa. La empresa cuenta, según esta auditoría, con 19 consejeros y cinco altos cargos, que han quedado completamente al margen de los ingresos de la empresa: "No se ha realizado ninguna aportación en concepto de fondos o planes de pensiones a favor de antiguos o actuales miembros del consejo de administración. Tampoco ha habido remuneración alguna por participación en beneficios o primas ni han recibido acciones ni opciones sobre acciones durante el ejercicio". Tanto el informe de intervención como la auditoría reflejan un balance favorable de las cuentas y no detectan irregularidades, hecho al que se aferra el PSOE para subrayar que las irregularidades no han afectado a la gestión del presupuesto de la empresa y que es criticado por el PP, que no ha firmado esta auditoría. El año 2008 se cerró así con un patrimonio de 12.328.000 euros y unos activos de 25.294.000 euros.

Una dimisión autorizada

El día 4 de febrero, el Ayuntamiento es avisado por la Junta de Andalucía de la investigación. Dos días después se suspende un consejo de administración por "cautela". El 13 recibe un segundo aviso. Y ése mismo día se remite un fax enviado por el alcalde pidiendo a la junta general de accionistas el cese inmediato de Fernando Mellet y Daniel Ponce. Tres días después, cuando la información ya está en manos del Gobierno local, se celebra un Consejo de Administración-órgano que no tiene competencias para cesar a Mellet-. Están presentes Antonio Rodrigo Torrijos, Josefa Medrano y Alfonso Mir, entre otros. El regidor no asiste. Mellet presenta sus cuentas, su informe de gestión, la auditoría externa, y todos son aprobados por los presentes. Una vez realizado este trámite, el entonces director gerente de la sociedad toma la palabra. Así recoge el acta su intervención: "Por graves razones familiares y personales presenta su dimisión formalmente en este acto, como el hecho de haber sido diagnosticado de cáncer su padre y el de su esposa, en un momento en el que él mismo está pasando por un prolongado déficit de salud tanto en el aspecto físico como psicológico. Lo que hace que no se sienta con las fuerzas y capacidades necesarias para afrontar los importantísimos retos a los que en un futuro inmediato ha de enfrentarse ni para prestar la enorme dedicación que requiere (...) Su cese por dimisión habrá de ser sometido a la Junta de Accionistas".

Desde entonces hasta el martes nadie cuestiona esta intervención. Todo lo contrario. José Ignacio Fernández, uno de los vocales, alaba su gestión: "Su labor ha sido fundamental para el éxito. Será difícil que el nuevo gestor que sea nombrado para sustituirle alcance su nivel". El acta continúa: "Don Antonio Rodrigo Torrijos y Alfonso Mir del Castillo suscriben plenamente estas manifestaciones". Ayer se aprobó este acta y "el cese por dimisión" de Fernando Mellet. El PP añadió un dato más a este relato: Daniel Ponce, el director adjunto de Mercasevilla, no ha sido aún destituido. Sólo apartado de su puesto, pese a que sí ha sido expulsado del partido.

No hay destitución, una decisión que tiene dos justificaciones entre los socialistas. Por un lado, se apunta a la cautela y a la necesidad de mantener una "estrecha cooperación" con la investigación que realizaba la Junta de Andalucía. Una destitución hubiera hecho saltar todas las alarmas. Por otro, a un desacertado gesto con Mellet, a quien no se quiso poner en primera línea de fuego hasta que no avanzasen las investigaciones, tanto las internas de la Junta de Andalucía como las que realiza la Fiscalía.

  • 1