Local

Mercasevilla readmite a Ponce para no indemnizarlo

La empresa tendrá que abonarle unos 30.000 en sueldos atrasados.

el 16 feb 2010 / 20:39 h.

TAGS:

Elena Salgado, ayer, conversando con el ministro griego de Finanzas, Giorgios Papandreu.
La comisión ejecutiva de Mercasevilla decidió ayer readmitir a Daniel Ponce -uno de los imputados por las supuestas irregularidades en la empresa pública-, en lugar de indemnizarlo o de recurrir la sentencia del Juzgado de lo Social 11 que declaró "improcedente" el despido de este ex directivo.

La entidad cumple así con la decisión de la juez, que obligaba a Mercasevilla a devolverle a Ponce su puesto o a abonarle 239.585,7 euros como compensación, además de los salarios que no ha cobrado tras su salida.

Esta decisión deriva de la recomendación de los servicios jurídicos, que argumentan que "en la vía laboral no existen nuevas aportaciones como prueba", por lo que "hay escasas posibilidades de que prospere" el recurso.

La sociedad alegó en una nota que se ha optado por la readmisión porque ante la indemnización "es más favorable para los intereses de la empresa".

No obstante, Mercasevilla tendrá que desembolsar más de 30.000 euros a Ponce en concepto de nóminas atrasadas, ya que tras ser despedido ha estado cinco meses sin cobrar, y la paga extra de Navidad que no percibió.

La última nómina del que ex adjunto de dirección rondaba los 6.000 euros y la empresa está obligada a mantener su categoría y su sueldo. Según la sentencia, cuando Mercasevilla lo readmita tendrá que hacerlo en su último puesto, que será llevando el control estadístico en la nave del pescado.

Por su parte, el abogado de Ponce, Simón Fernández, aclaró ayer en un comunicado que "con abstracción de opiniones políticas -claramente interesadas-, negamos rotundamente cualquier tipo de connivencia con la empresa y el Ayuntamiento. Ni antes, ni durante, ni después del despido, la empresa o el Consistorio han mantenido contacto o acercamiento con este letrado o su cliente", aseguró.

Para el abogado la decisión de despedir a Ponce "obedeció a un criterio de imagen y oportunidad política", pues afirmó que y "como destaca la propia sentencia, los hechos imputados ni son ciertos, ni son causa de despido".

El letrado insistió en que "la sentencia no se limita a proclamar la prescripción de los hechos, sino que, analizando el fondo, llega a la conclusión de que unos no están probados; otros no son ciertos; y otros, ni siquiera constituyen causa de despido". Por ello concluye que "la decisión que ahora adopta la empresa no es sino un reconocimiento de su error inicial".

  • 1